El mexicano que construye casas con botellas de plástico

A partir de plástico reciclado, mexicano diseñó un material para construir casas amigables con el ambiente, además, son 30 por ciento más económicas y resistentes a sismos

Fotos. udg.mx
PUBLICIDAD

Una casa hecha de manera convencional que vale un millón de pesos; puede costar, si es construida con madera plástica, hasta 30 por ciento más económica

Aunque, si la casa se equipa para captar energía solar, a fin de reducir el consumo de gas y energía eléctrica, el precio podría bajar 10 por ciento adicional; y si hay algún convenio con alguna institución educativa o universidad para la recolección de plástico, el costo podría decrecer hasta 50 por ciento.

A partir de plástico reciclado, creadores mexicanos diseñaron un material para construir casas amigables con el ambiente, además, son 30 por ciento más económicas y resistentes a sismos.

Ramón Martín Espinosa Solís, ingeniero mecánico eléctrico egresado de la Universidad de Guadalajara (UdG), desarrolló ese material con el que construyó una casa que no requiere de mantenimiento, aire acondicionado o calefacción, para ofrecer una buena calidad de vida a sus habitantes.

El tiempo de construcción de una casa de 50 metros cuadrados puede durar entre tres y cuatro semanas, mientras una hecha con materiales convencionales se construiría en un tiempo de tres a cuatro meses.

Las placas de plástico que se emplean para la construcción de casas están hechas a base de plásticos como botes de champú, botellas de leche o sillas rotas. Se estima que pueden durar hasta 100 años, comparado con la vida de una casa convencional que es de 50 a 70 años.

Además, de acuerdo con el desarrollador, es más resistente a movimientos sísmicos, debido a que es flexible.

Cómo se hacen las placas

Fotos. udg.mx

El plástico se clasifica según sus características y tipo: polietileno de alta y baja densidad, además de polipropilenos. Se muele para obtener hojuelas y se hacen diferentes mezclas de acuerdo con la rigidez o flexibilidad que se quiera lograr, así como las aplicaciones que se quieran para las placas.

La mezcla se hace por medios mecánicos, sin usar agua. Luego, el material se coloca en charolas de acero al carbón y se hornea a 220 grados centígrados. Para una placa promedio de 10 milímetros de ancho, dura una hora, y se incrementa el tiempo hasta durar un promedio de dos horas, en el caso de una placa de 38 milímetros.

El material reacciona y se plastifica como si fuera plastilina, sin cambiar su estado sólido. Después, es sometida a un proceso de enfriamiento y, al mismo tiempo, es presionada para darle una consistencia sólida, rígida y resistente a cualquier impacto.

Para una casa convencional son utilizadas placas de 1.20 metros de ancho por 2.40 de alto, con grosores de 10 a 13 milímetros, que son aprovechadas para los muros. El material, al abarcar menos espacio que otros convencionales, es ideal para un mayor aprovechamiento de espacios reducidos.

*Con información de Notimex y la Universidad de Guadalajara.