Ciudad de México.- Tras darse a conocer que los futbolistas Héctor Herrera y Diego Reyes están implicados en el escándalo de Paradise Papers, por crear estructuras financieras para evadir impuestos, el nombre de Matías Bunge, representante de ambos seleccionados nacionales, vuelve a relacionarse con asuntos ilegales.

Bunge, de nacionalidad argentina, tuvo un meteórico ascenso en un mercado cerrado y salvaje dentro del futbol mexicano: el de la promotoría de futbolistas. En pocos años, Matías logró “fichar” para sus filas a varios de los mexicanos que hoy militan en Europa: Diego Reyes, Héctor Herrera, Jesús Corona, Raúl Jiménez, Ulises Dávila y Jonathan Espericueta (éstos últimos ya de regreso en el balompié nacional).

En marzo del 2016, el sitio Football Leaks filtró documentos que comprobaban que los traspasos de Jesús Tecatito Corona (al Twente de Holanda) y de Diego Reyes (al Porto de Portugal) se habían realizado a través de la empresa Grupo Cónclave, de la cual Bunge fungía como representante y que estaba relacionada con Rodolfo David Dávila Córdova, un exfuncionario del Banco de México acusado de ser operador financiero del Cártel de Juárez.

De acuerdo a la publicación de Football Leaks, Bunge fue el “puente” del traspaso de Diego Reyes al América en diciembre de 2012 y de Tecatito Corona al Twente en 2013. Ambos fichajes se realizaron a través de dos empresas: la ya mencionada Cónclave y Representaciones Internacionales Vijai SA de CV.

En el caso del traspaso de Corona, los documentos de Football Leaks demuestran que Grupo Cónclave, el ligado al Cártel de Juárez, logró que en el contrato quedara establecido que cobrarían un 10 por ciento por futuras transferencias del jugador mexicano.

Y hubo otro convenio, en el que se respaldaba que Representaciones Internacionales Vijai SA de CV. conservaba el 60 por ciento de los derechos del Tecatito, para lo cual pagó 3 millones de euros.

Dos años después, en agosto del 2015, el seleccionado nacional pasó del Twente al Porto a cambio de 10.5 millones de euros, dejando una ganancia a repartir de 7.3 millones de euros para Cónclave y Vijai.

La comisión para Bunge, representante de ambas empresas, por este fichaje fue de un millón 200 mil euros.