El Presidente de la República está infectado de ‘narcovirus’, que corrompe y destruye a México: PRI Coahuila

El dolor de las víctimas y sus familiares debería ser la prioridad.- Rodrigo Fuentes

PUBLICIDAD

Torreón, Coahuila,.- Mientras el país ya se prepara para enfrentar la fase más complicada de la pandemia que azota al mundo y en medio de la mayor crisis de inseguridad nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador rompe los protocolos establecidos por la autoridades de salud, organiza actividades con la presencia de decenas de personas, infringe la sana distancia, saluda de mano y en un territorio donde el imperio de la ley pareciera haber desaparecido, se encuentra con la madre de Joaquín Guzmán Loera, sostuvo el Presidente del PRI en Coahuila, Rodrigo Fuentes Ávila.

“La sociedad está haciendo un gran esfuerzo sin precedentes para cumplir al pie de la letra todas las medidas y seguir las recomendaciones emitidas por las autoridades de salud y los científicos expertos en epidemiología” aseguró Rodrigo Fuentes, “y será muy costoso, pero no existe nada más valioso que la salud y la vida de cada ciudadano mexicano y coahuilense”.

“El Presidente de la República no entiende la gravedad de la situación que enfrentamos, con el saludo de mano que dio en Badiraguato, se infectó del virus que corrompe y destruye a la sociedad, el narcovirus que ya ha cobrado miles de vidas”.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 2019 se convirtió en el año más violento de nuestra historia y a principios del 2020, el número de desparecidos se elevó a más de 61 mil con datos de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

“El Presidente de México parece más preocupado por la mamá de Joaquín Guzmán, condenado a cumplir una condena privado de su libertad, que por las víctimas de la delincuencia, el crimen y la violencia”, expuso el líder del tricolor, “es inadmisible la insensibilidad humana que muestra el titular del poder ejecutivo nacional y jefe de estado, con las madres y los familiares de las víctimas de feminicidio, de los desaparecidos, de los militares, marinos, policías y elementos de las fuerzas de seguridad que han perdido la vida en el cumplimiento de su deber combatiendo al crimen organizado y en este momento también, con las personas infectadas de COVID-19, así como con quienes poniendo en riesgo su propia integridad se encuentran en la primera línea del combate contra la pandemia, cumpliendo labores médicas, de enfermaría, investigación y atención. A ellas y a ellos, es a quienes debería de estar escuchando y atendiendo sin descanso”.