El último Adiós a un gran periodista

Lo despiden hacia el descanso de la vida eterna entre aplausos 

SABINAS, COAHUILA.- “Dios no se equivocó al traer a Miguel Ángel a nuestras vidas, ya que con pasión y profesionalismo cumplía con su responsabilidad de informar los acontecimientos noticiosos, con una actitud que denotaba el amor a su profesión” aseguró el Padre Jesús Alberto García Mendoza durante la misa donde compañeros de los medios de comunicación, amigos y familiares lo despidieron con aplausos.

Acompañado por su esposa Martha Torres de López, sus hijos Valeria y Gerardo, amigos y compañeros de los medios de comunicación, Miguel Ángel López Ramos llegó a la Iglesia de Guadalupeño, donde fue recibido por el Párroco Juan Alberto García Mendoza para iniciar la misa especial.

Antes de ingresar el féretro, el sacerdote recordó a sus deudos el agradecer a Dios por haberlo puesto en sus vidas y por haber compartido con él momentos inolvidables.

Después de dar lectura al evangelio, García Mendoza recordó que los ángeles que Dios creó tienen como misión principal el comunicar, por lo cual el hecho de que Miguel Ángel haya sido bautizado con ese nombre lo hace muy especial, ya que precisamente esa fue su misión y responsabilidad, la cual realizaba con responsabilidad pasión y profesionalismo, que en vida le hizo ganar muchas amistades y el reconocimiento a su labor de los televidentes de Canal 10.

“Claro que lo vamos a llevar muy presente en nuestro corazón y debemos de agradecerle por todas las experiencias que nos pudo dar, por su actitud siempre de ayudar también a la iglesia por la difusión del evangelio, por estar dispuesto a ayudar, por eso y mucho más Dios lo ha de bendecir abriéndole las puertas en el cielo”, reiteró el sacerdote e invitó a los presentes a brindarle un fuerte aplauso.

Para finalizar la misa, García Mendoza reunió a la esposa, hijos y familiares a un costado del féretro de Miguel Ángel y los invitó a darse un abrazo en señal de que partió sin que existieran diferencias, que no dejó ningún pendiente y que en su paso por este mundo cumplió con el propósito que Dios le encomendó.

Al finalizar la misa, el cortejo fúnebre partió con dirección a las instalaciones del Canal 10 de Núcleo Radio Televisión, donde sus compañeros de trabajo le ofrecieron un homenaje por su trayectoria, recordando sus enseñanzas, sus consejos y el amor que sentía hacia su profesión de comunicador.

Posteriormente al filo del mediodía, reunidos en torno a su última morada, Miguel Ángel López Ramos fue despedido en el panteón Jardín San Antonio, donde a nombre de la familia el profesor Juan Manuel Muñoz Martínez agradeció a todos sus muestras de cariño y solidaridad, y reconoció que la partida fue para todos inesperada, y que costará mucho hacerse a la idea de que ya no estará más en este mundo, por lo que resta confiar en Dios para que lo reciba en su santa morada.

“Quienes lo conocimos sabemos que era una persona alegre y poseía una gran calidad humana, el recuerdo que nos ha dejado definitivamente que será imborrable” puntualizó.

En la última muestra de cariño a Miguel Ángel, su esposa, hijos, familiares, amigos y compañeros de trabajo colocaron rosas rojas sobre su féretro mientras descendía a su última morada.