‘El último mensaje fue para su mamá’

Su última publicación en la red social de Facebook fue, “Si un día salgo a viajar y no regreso, amigos denle un besito a mami, díganle que es la mejor mamá del mundo”

PUBLICIDAD

Brayan Rolando Esquivel Hernández es el joven que murió calcinado en un accidente de tráiler, tenía apenas 18 años y muchos sueños por cumplir. ”Dicen que Dios se lleva a las mejores personas y mi hijo era muy bueno”, comentó la madre luego de sepultar sus restos en el panteón de Estancias.
El domingo estaban por ir a la misa cuando Yamileth Hernández Aguilar recibió la peor llamada telefónica que una madre puede recibir, “Su hijo no contesta el celular, creemos que es el del accidente”, le dijo un compañero de su hijo.
En ese momento sintió un vacío en el corazón y aunque intentó comunicarse con su hijo, quien jamás dejaba de contestarle el celular, esta vez no hubo quien le respondiera.

Familiares, amigos y compañeros le rindieron homenaje.

Decidieron ir al lugar del accidente y al llegar se dieron cuenta que se trataba de Brayan, su hijo quien había ido a la empresa pues horas más tarde realizaría un viaje a Torreón.
Fue en la carretera 57 a la altura del bulevar Gustavo Galaz, el joven chocó contra un poste de luz, posteriormente se originó un corto circuito y quedó atrapado en el interior de la cabina, lamentablemente murió calcinado.
“Era todo para mí”, gritaba, llorando desesperadamente su madre, en ese momento no podía comprender lo que estaba pasado, el cuerpo de su hijo estaba ardiendo en llamas y los rescatistas dijeron que no había nada más que hacer, tratando de controlarla.

Desde muy pequeñito a Brayan Rolando le llamaba la atención los tráileres, de grande empezó a irse de viaje con amigos y su padre Rolando Esquivel, veía en él un ejemplo a seguir, constantemente decía “Yo quiero ser como papi” quería ser trailero.
Anhelaba cumplir la mayoría de edad para poder operar una unidad de grandes dimensiones, maniobrar en volante y viajar, aunque ya lo había hecho antes, él quería trabajar en esto, hasta que lo logró.
Ese día estaba por realizar un viaja a Torreón, siempre se comunicaba con su madre, ya sabía las áreas donde no había señal y avisaba a su mamá para que no estuviera preocupada por si no le contestaba el celular.

Ese día estaba por realizar un viaje a Torreón.

Murió haciendo su más grande pasión, conduciendo un tráiler, hacía largos viajes y en ocasiones su madre lo acompañaba, se molestaba mucho cuando sus compañeros le preguntaban si era su novia, él contestaba que era su más grande amor, era su mamá.
“Apenas la semana pasada me dijo que él creía que había vida después de la muerte, hasta me dijo que cuando él muriera volvería a ver a sus abuelos”, comentó su madre, sentada en un sillón, con la fotografía de su hijo en manos, fatigada después de sepultarlo pero con una actitud serena.

Otra de sus gustos eran los caballos y los perros, tenía a ambos y era muy responsable con ellos, siempre preocupado por alimentarlos y que estuvieran bien.
Era un joven muy noble, una de sus principales características es que era servicial, respetuoso lo que hacía que sus conocidos lo apreciaran, se daba mucho a querer.
“Mi hijo era muy guapo, siempre con sus botas, pantalón, camisa y su sombrero”, señaló Yamileth quien dice que ahora es lo único que puede hacer, recordarlo así, como fue en vida y aunque es difícil solo lo queda aceptar que fue la voluntad de Dios.

Su última publicación en la red social de Facebook fue, “Si un día salgo a viajar y no regreso, amigos denle un besito a mami, díganle que es la mejor mamá del mundo”.
“Era muy cariñoso mi hijo, era el rey de la casa, el único hombre que tuve, yo, mi esposo y mis hijas lo chiflábamos mucho”, comentó su mamá quien concluyó diciendo que al principio no creía lo que había ocurrido pero hoy está tranquila, recordó que la semana pasada le dijeron en la iglesia que pusiera todo en manos de Dios.
“Somos prestados, tarde o temprano llega el día de partir, hoy le tocó a mi bebé”, mencionó luego de agradecer el apoyo que amigos, compañeros de su hijo y familiares le brindaron en este difícil momento.