Elimina Texas el cubrebocas

El estado se convierte en el primero en eliminar el uso obligatorio de mascarillas para frenar el covid-19

El gobernador de Texas, Greg Abbott, revocó este martes la orden sobre el uso obligatorio de las mascarillas en público.
PUBLICIDAD

“Con esta orden ejecutiva, nos aseguramos de que todos los negocios y las familias en Texas, tengan total libertad para determinar su propio destino”; esta fue la impactante declaración del gobernador de Texas, Greg Abbott, con la que anunció que ya es hora de abrir el estado a partir del 10 de marzo: eliminó la orden sobre el uso de la mascarilla para frenar la propagación del covid-19 y dio luz verde a los negocios para su reapertura.

El anuncio causó gran sorpresa en autoridades, como en el caso del Mayor de Eagle Pass, Luis Sifuentes, quien señaló que hace apenas un mes el estado de Texas se encontraba en una situación grave.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, revocó este martes la orden sobre el uso obligatorio de las mascarillas en público y levantó todas las restricciones de funcionamiento sobre restaurantes y bares que habían sido impuestas para frenar la propagación del covid-19.
El anuncio causó gran sorpresa en autoridades, como en el caso del Mayor de Eagle Pass, Luis Sifuentes, quien señaló que hace apenas un mes el estado de Texas se encontraba en una situación grave por el gran número de contagios y hospitalizaciones por Covid 19; sin embargo, ahora se da la declaratoria de quitar las restricciones.

“Yo me esperaría otro mes para asegurar que sigan bajando los números y seguir vacunando a más personas, protegiéndonos más, pero vamos a tener que seguir las reglas del gobernador”, declaró.
Por su parte, el Juez del Condado de Maverick, David Saucedo, dijo que la recomendación es seguir usando el cubrebocas y dijo que seguramente la comunidad continuará teniendo todas las medidas para prevenir contagios.

La decisión de Greg Abbott convierte a Texas en el primer gran estado en revocar la medida a pesar de que las autoridades han recomendado mantener las precauciones.
“Es tiempo de reabrir Texas al 100%”, dijo sin mascarilla en un restaurante de comida mexicana lleno de gente que le aplaudía. Lo hizo desde Lubbock, uno de los condados en los que la enfermedad creció más rápido al tiempo que se quedaba sin camas hospitalarias. Ha sumado 48,160 enfermos a las cifras del estado y 765 muertes. “Todos los negocios que quieran estar abiertos tienen que estar abiertos”, insistió Abbott.

También te puede interesar: Dará AHMSA de baja a 120 obreros

La medida entrará en vigor el 10 de marzo. El gobernador republicano aclaró que a pesar de su anuncio, los negocios pueden operar según les parezca, limitando la capacidad o implementando protocolos que consideren necesarios.

“También acabé con el mandato sobre el uso de mascarilla en todo el estado”, escribió poco después en su cuenta de Twitter al reiterar que “todo” —en mayúsculas sostenidas— había sido reabierto.

Poco antes de hacer el anuncio, el gobernador había escrito en la red social que las hospitalizaciones por covid-19 en Texas estaban en su nivel más bajo desde hace cuatro meses y que llevaba un récord de más de 216,000 personas vacunadas al día.
“Ahora tenemos vacunas para proteger a los tejanos del covid”, dijo al informar que más de 5700,000 vacunas han sido administradas desde el inicio del proceso y que este martes se comienza a inyectar la dosis de Johnson & Johnson.

Sin embargo, Texas sigue siendo el segundo estado con mayor número de contagios, 2,662,020, solo después de California, que lo supera por más de un millón. Y en muertes es el tercero, con 43,939 fallecimientos, que lo dejan detrás de California y Nueva York. Y los números siguen sumando: en la última semana, ha habido un promedio de 200 muertes diarias. (Con información de Univisión).