En 13 años nada pasó, recuento de la tragedia

Trabajadores y familiares de los 65 mineros atrapados en la mina Pasta de Conchos durante la misa especial que se celebro en el lugar para rtecordar a las victimas. San Juan de Sabinas, Coahuila. Eduardo Miranda / procesofoto / Coah 1 marzo 2006
PUBLICIDAD

MONTERREY, NL.- Después de la explosión que un día como hoy cobró la vida de 65 mineros en la mina Pasta de Conchos, en San Juan de Sabinas, Coahuila, han pasado cuatro Presidentes, corrupción y una ola de violencia sin pre-
cedentes. También, el entonces líder minero Napoleón Gómez Urrutia fue acusado de malversar 55 millones de dólares para el sindicato, por lo que se exilió en Canadá. Hoy es Senador por Morena, partido del Presidente en turno.

Trece años después del 19 de febrero del 2006, los cuerpos de sólo dos de los 65 mineros que quedaron sin vida fueron recuperados.
Grupo México, propietaria del yacimiento de carbón, abandonó los trabajos de rescate con el aval de los Gobiernos estatal y federal.
Pasta de Conchos es de las pocas minas en el mundo en las que se han dejado cuerpos de trabajadores tras un siniestro.
La tragedia atrajo la atención mundial, pero poco a poco la historia se fue diluyendo para la opinión pública, excepto para las decenas de familiares, muchos de los cuales han perdido la vida por edad o enfermedad.

Por malas condiciones de seguridad y corrupción, la Región Carbonífera en Coahuila arroja al año decenas de mineros muertos, de acuerdo con organismos de activistas.
En 2009, La Otra Obrera, movimiento adherido a La Otra Campaña, promovida por el Subcomandante Marcos, intentó la recuperación de los cuerpos, sin éxito.
En abril del año pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitió la petición de evaluar la responsabilidad del Estado mexicano en la muerte de los 65 trabajadores.

La petición fue presentada en 2010 por familiares.
“La admisión del caso por la CIDH representa un avance histórico para las familias en su búsqueda de verdad, justicia y reparación integral, empezando por el rescate de sus familiares”, celebró entonces el Centro Prodh.
Las familias han acusado al Estado de obstaculizar el proceso de recuperación de cuerpos y a funcionarios que omitieron garantizar seguridad en la mina.
Ayer se instaló en la Ciudad de México la Mesa para el Rescate en Pasta de Conchos con las familias peticionarias ante la CIDH representadas por la Organización Familia Pasta de Conchos y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.

“Lo he hecho desde un principio y a lo largo de todos estos años”, añadió, “por lo que convocaré a la instalación de una mesa de trabajo en la que participarán las Secretarías de Economía, Relaciones Exteriores y de Trabajo para encontrar el mecanismo que permitan gestionar la reparación”.
La Familia Pasta de Conchos y otras organizaciones realizarán hoy su plantón a las afueras del corporativo de Grupo México, cuyo propietario Germán Larrea hizo campaña en el 2018 contra el entonces candidato Andrés Manuel López Obrador.