Castaños.- A consecuencia de la Poliomielitis y a una caída severa, a la edad de 59 años perdió la movilidad completa de sus piernas, solo un viejo sillón es la que la acompaña la mayor parte del día.

Su esposo y compañero de vida se le adelantó en el camino sin regreso, su estado anímico es evidente ante la falta de apoyo.

Olvidada de cualquier asistencia social se encuentra la señora Dora Elia Mendoza Guel, incapacitada para caminar, se pasa los días postrada en un viejo sillón porque no cuenta con una silla de ruedas.

En entrevista manifestó que hace dos años podía trasladarse de un lugar a otro con ayuda de unas muletas, vendía en su domicilio frituras y refrescos, con el recurso que obtenía de las ventas era como se mantenía para sobrevivir ya que solo cuenta con una pensión de su padre de 400 pesos mensuales.

Desafortunadamente tuvo una caída, lo que provocó que no volviera a caminar, aunado a ello por la edad y la enfermedad de Poliomelitis, le diagnosticaron una enfermedad en el corazón por lo que debería de tener extrema vigilancia.

“Yo cuento con un cuartito al lado de mi hermana, pero como ella tiene qué estarme vigilando me invitó a quedarme en su casa y es en este sillón donde yo duermo, porque la casa es muy pequeña y no tenemos dónde meter una cama”, mencionó.

Es en el domicilio marcado con el número 1426 en la calle Castaños de la colonia 21 de Marzo, donde habita la señora Dora Elia Mendoza quien por su discapacidad y la falta de apoyo, vive enferma y un tanto triste porque no puede moverse.

“Por mi edad ya todo se me complica y de todo me enfermo, me gustaría que la gente de corazón me apoyara a conseguir una silla de ruedas”, finalizó.