Entre la vida y la muerte está Jénnifer Alvarado

Un milagro de Dios puede sacarla adelante

“El diagnóstico de Jénnifer Alvarado es sumamente grave y sombrío”, dijo el director del hospital Amparo Pape de Benavides Ángel García Rodríguez, respecto a la joven sambonense de 16 años de edad, quien sufrió un aparatoso accidente automovilístico el fin de semana, cuando se desplazaba junto a su novio y un amigo en la carretera 30.
Jenni, como le llaman sus familiares y amigos, tiene pocas posibilidades de sobrevivir, debido a que tiene fractura craneoencefálica y un posible estallamiento de vísceras.
Según el informe médico del director, la joven ingresó con un estado neurológico mal, incluso registró tres grados de Glaswog, lo cual significa que es un estado de salud muy grave, del que pocos logran sobresalir.
La noche del domingo, tuvo que ser intervenida quirúrgicamente por el cirujano Ramiro Villarreal, se le hizo una laparotomía exploratoria, para analizar dónde tiene una posible lesión, debido a que según el ultrasonido que le realizaron, arrojaba un secuestro de líquidos en la pared abdominal y pélvica.
“No podemos ocultar que está muy grave, una ventaja es su edad, 16 años tiene, tiene posibilidades de que no se recupere, hacemos hasta lo imposible por recuperarla, pero el daño que trae en su cabecita y en su cadera es muy severo”.
Los médicos del hospital general Amparo Pape de Benavides, se debaten para sacar del coma inducido a la joven, se analiza la posibilidad de trasladarla para una tomografía, pues el nosocomio no cuenta con este servicio al momento.
“Con gran riesgo de perder su vida, yo me entrevisté con la mamá ayer, por ética médica decimos que nuestro hospital está en buenas condiciones para atenderla, pero es de segundo nivel, hay hospitales de tercer nivel mejores con más tecnología, hacemos hasta lo imposible por salvarla”, dijo el doctor.