“Era un niño muy inquieto”: Recuerda su madre a ‘El Vegueta’

"Me dijo; 'ya voy a Jalar, ma, no te preocupes. Tú ya vas a descansar de tanto problema. Cuídate, te quiero mucho' pero sus ojos me decían otra cosa reflejaban miedo” expresa la madre de familia

MELCHOR MÚZQUIZ, COAH.- Un niño muy inquieto desde que tenía 3 años de edad así era “El Vegueta”, joven encontrado muerto en un arroyo del Rancho El Rincón situado en el Ejido Nogalitos.
“José Ángel Pérez Ramírez, era mi hijo”, expresó a La Voz Don José Angel Pérez Cervantes, entrevistado en su hogar en el barrio El Panteón, el cual señaló que no perdonará nunca a quien o quienes le hicieron esto a su vástago.
“Mi hijo era una persona muy alegre y por necesidad que comenzó a robar para mantener a su familia para llevarles que comer, de tal manera que empezó a delinquir a la edad de los 16 años”, lo cual no justifico pero tampoco hay que juzgarlo.
Recuerda Don José que él fue quien le puso el apodo de “El Vegueta”, alusivo a un personaje de caricatura; “mi hijo estudió la primaria hasta 4to grado, era un alumno destacado y solidario con sus compañeros de grupo, sin embargo después dejó sus estudios cuando mi esposa y yo nos separamos, desde ese entonces a él lo crió su abuela.”

Voy a tomar justicia por mi propia mano si las autoridades no actúan al respecto, expresó la madre del Vegueta.

“Yo le daba consejos, trate de enderezarlo, le decía que ya dejara de hacer males y prometía que ya no daría más problemas pero nunca entendió.”
“Recuerdo que la última vez que lo vi fue el pasado lunes, me dijo que se iría a trabajar a un rancho después de vivir aquí conmigo”, destaca el ciudadano argumentando que José dormía en una pequeña casita de adobe situada en la parte trasera del hogar de quien le dio el ser; “fue ahí precisamente donde mi hijo nació y donde posteriormente vivió con su familia”, expresa el entrevistado.
José Ángel era el mediano de tres hermanos, pues el mayor tiene 21 años y se dedica a la obra, le seguía “Vegueta” de 19 años de edad y su hermana la menor de 18 años.
“En lo personal yo me dedico a elaborar lápidas y siempre he ayudado a mis tres hijos, solo que ahora pues me mataron a José Ángel el cual yace sepultado en el panteón Santa Rosa, fue el miércoles, aquí lo velamos en la casa y posteriormente le brindamos cristiana sepultura.”
“Hoy a mis sobrinos que están pequeños les digo que estudien que no se vayan por el camino equivocado y luchen por ser alguien en la vida”, destacó el ciudadano.
Por su parte la madre de familia de nombre Irelma Ramírez Martínez sentada en su hogar en el barrio Los Fundadores, contempla un álbum de fotos con imágenes de su hijo José Ángel.

Ahora sus restos descansan en el panteón Santa Rosa.

En una de las fotografías aparece “El Vegueta” a la edad de 3 años y en otra más al lado de sus padres y abuelitos.
“El era muy alegre, muy mandable, siempre andaba con su sonrisa haciendo payasadas, trabajó de empacador en La Oferta pero comenzó a cambiar cuando falleció su abuelita paterna de nombre Antonia pues se hizo más rebelde a la edad de 16 años de edad”.
“Cuando me dijo que se iría a trabajar a un rancho, fue la noche del pasado lunes pero algo le noté en sus ojos como ‘miedo’, y me dijo que allá donde iba a estar yo lo podía ir a visitar de forma diaria”.
“Era mi hijo y me duele lo que hicieron con él, no era un perro para que se ensañaran así.”
“Me dijo ya voy a ‘jalar, ma, pero no te preocupes, tú ya vas a descansar de tanto problema, cuídate te quiero mucho’, pero sus ojos me decían otra cosa, me dio un beso y se me hizo raro porque él nunca se despedía así de mí siempre me gritaba ‘¡eh, jefa! Hay nos guachamos’ pero era todo”.
“Yo le vi en su semblante algo oculto y voy a averiguar que era, un temor, porque sus ojos estaban llorosos, como que algo lo obligaba a alejarse de nosotros.
Hoy solo exijo justicia para mi hijo porque si no lo hacen las autoridades lo haré yo con mis propias manos”, expresó el ama de casa.