Es una leyenda

Omar Bravo dijo que la única deuda que le quedó pendiente a Jorge Vergara fue haber visto a sus Chivas levantar el trofeo de la Copa Libertadores. En esta ocasión, revela el delantero, vio llorar al dueño del Rebaño.
PUBLICIDAD

GUADALAJARA, Jalisco.-La modernidad de las Chivas no se entendería sin la dirección de Jorge Vergara.
Así definió Omar Bravo parte del legado que deja Jorge Vergara, dueño del club Guadalajara que falleciera el 15 de noviembre y a quien catalogó como toda una leyenda.
«Detectó oportunidades, las encausó para un beneficio, vio que las Chivas son el mejor representante de México, apostó por la modernidad en el futbol, hizo un estadio hermoso, propició y ayudó a la salida de jugadores a Europa y siempre trató de dignificar su slogan de gente que cuida a la gente», expresó el delantero.

«Es una leyenda para mí, escuchaba que las grandes personas no mueren, sino se convierten en leyenda y para mí ya entró en ese rubro porque dejó huella en muchos corazones y es así para el futbol mexicano, sobre todo para Guadalajara».
Bravo Tordecillas es el máximo goleador de las Chivas con 136 tantos y compartió momentos tristes y alegres que vivió con Vergara.

«Quizás la única asignatura pendiente que tuvimos en nuestro grupo de trabajo fue ganar la Copa Libertadores (2010). Pocas veces lo vi llorar y una de ellas fue esa, cuando perdimos con Internacional», recordó el sinaloense.
¿Amaury podrá con el paquete de liderar las Chivas?
«Tiene hambre, está preparado más de lo que mucho creen y tiene la ilusión de acrecentar su legado, o de superarlo, seguramente dará de qué hablar más que su papá».