Un extraordinario esqueleto fosilizado de tiranosaurio ha sido descubierto en el Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante en Utah (EU), con una edad estimada de 76 millones de años.

Es muy probable que sea un individuo de la especie Teratophoneus curriei, uno de los feroces tiranosaurios de Utah que se movió por el oeste de América del Norte entre hace 66 y 90 millones de años durante el Período Cretácico Superior.

“Con al menos el 75 por ciento de sus huesos preservados, este es el esqueleto más completo de un tiranosaurio que se haya descubierto en el suroeste de los Estados Unidos”, dijo Randall Irmis, conservador de paleontología del Museo de Historia Natural de Utah, –al que los restos han sido llevados en helicóptero– y profesor asociado del Departamento de Geología y Geofísica en la Universidad de Utah.

“Estamos ansiosos por echar un vistazo más de cerca a este fósil para aprender más sobre la anatomía, la biología y la evolución del tiranosaurio del sur”.

El paleontólogo Alan Titus descubrió el fósil en julio de 2015 en la Formación Kaiparowits, parte de la región de la meseta central del monumento. Particularmente notable es que el fósil incluye un cráneo casi completo. Los científicos plantean la hipótesis de que este tiranosaurio fue enterrado en un canal fluvial o por un evento de inundación, manteniendo el esqueleto intacto.

El monumento es una compleja mezcla de topografía, desde el desierto hasta las tierras baldías, y la mayor parte de la superficie está expuesta a la roca, lo que lo convierte en un terreno rico para nuevos descubrimientos”, dijo Titus. “Y no solo estamos encontrando dinosaurios, sino también también cocodrilos, tortugas, mamíferos, anfibios, peces, invertebrados y fósiles de plantas, restos de un ecosistema único que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo “, dijo Titus.

Se cree que este fósil meridional de tiranosaurio es un individuo subadulto, de 12 a 15 años de edad, de 5 a 7 metros de largo, y con una cabeza relativamente corta, a diferencia de la apariencia típicamente más larga de los tiranosaurios del norte.

Irmis dice que este nuevo hallazgo de fósiles es extremadamente significativo. Ya sea una nueva especie o un individuo de Teratophoneus, la nueva investigación proporcionará un contexto importante sobre cómo vivió este animal. “Vamos a ver el tamaño de este nuevo fósil, su patrón de crecimiento, la biología, reconstruir los músculos para ver cómo se movía el animal, lo rápido que podría correr y cómo se alimentó con sus mandíbulas. Las posibilidades son infinitas y emocionantes”. dijo Irmis.