“Esta es mi casa”

Javier Torres mejor conocido como “El Pollo”, tiene  30 años laborando para Periódico La Voz

Uno de los trabajadores con mayor antigüedad y de los más responsables de Periódico La Voz es Javier Torres Guzmán, prensista, muchos ni siquiera conocen su nombre, incluso él llega a sentirse incómodo cuando no le dicen por su apodo “El Pollo”, dice que no tiene un trabajo, lo que hace lo disfruta, esta es su segunda casa, su familia.
Es caracterizado por ser un hombre aparentemente tímido y de pocas palabras, a diario se le ve recorriendo el edificio de esta casa editorial, es de complexión delgada, bajito de estatura, viste ropa amplia y llena de pintura, aceite y grasa, ese es su trabajo, dar mantenimiento a la prensa, ponerle tinta, papel y placas, hasta esperar que la información sea enviada a su departamento para empezar con la impresión del diario.
Es originario de Parral, Chihuahua, pero desde hace mucho tiempo vive en Monclova en el sector La Flores, fue bautizado como “El Pollo” por una comadre de su mamá, “Pienso que como me veía flaquito y como me peinaba con mucha brillantina en el pelo, me pusieron así, pero me gusta, de hecho casi nadie conoce mi nombre”, relató.
Debido a la situación económica de su familia le fue imposible estudiar, por lo que desde muy pequeño tuvo que trabajar para ayudar a solventar los gastos, vendía chicles en las calles mientras que plasmaba sueños y estaba convencido que solo los lograría a través de un empleo.
Entró a la casa editorial, que en sus inicios se llamó “La Opinión” hoy “Periódico La Voz, vendía periódicos, pero antes de que llegara la hora de vender recorría las oficinas y fue entonces que empezó a relacionarse con el resto de los empleados, sobre todo con los de la prensa, a quienes les ayudaba de vez en cuando, fue como Óscar Medrano le brindó la oportunidad, pasó a ser prensista y a tener un mejor ingreso.
Su mejor ejemplo era el fundador del Periódico La Voz, Salvador Kamar Apud (Q.E.P.D), conoció su historia, supo que empezó desde muy abajo y que gracias al trabajo, al esfuerzo y la dedicación, logró tener importantes negocios y a posicionarse como uno de los empresarios más reconocidos en la ciudad.
“Yo conocí su historia, empezó como yo a vender chicles, fue un gran ejemplo para mí, hoy ya no está, pero fue un buen jefe, hoy le agradezco a su familia por permitir que yo siga en mi trabajo”, mencionó.
Dice que no todo en la vida es la felicidad, hay que trabajar y empeñarse por lo que uno quiere, se casó pero no pudo tener familia, nunca buscó ayuda especializada y los años pasaron, hasta que los problemas comenzaron y se separó, actualmente tiene cuatro años con su pareja, quien le brinda apoyo incondicional.
Su hora de entrada es a las 10:00 p.m., pero siempre llega dos o una hora temprano, no quiere tener problemas y como disfruta su trabajo, prefiere llegar antes, a diario camina una gran distancia para llegar a su trabajo, nunca usa el transporte público ni bicicleta, pues le gusta caminar sin importar la condición del clima.
“Soy feliz con lo que tengo, no gozo de lujos pero también hace daño pedir mucho, mientras no me falte la vida, la salud y el trabajo es suficiente, ¿para qué quiere uno más?”, comentó.
En el aniversario número 30 de Periódico La Voz, Javier Torres Guzmán “El Pollo”, será reconocido por su amplia trayectoria, en años anteriores recibió un reconocimiento por sus 20 años laborando y después por los 25 años.
“Yo seguiré trabajando aquí en mi casa, hasta que Dios me lo permita, me gusta mi trabajo y lo hago hasta en mis días de descanso”, en los 30 años que tiene laborando para Periódico La Voz tiene menos de cinco faltas y si faltó fue por razones de fuerza mayor.
“Me gusta el ambiente laboral, la forma en la que me tratan los patrones, me han correspondido muy bien, por eso soy y seré fiel a esta empresa”