Esto es todo lo que necesitas para deshacerte del acné para siempre

Los factores que afectan la salud de nuestra piel son muchísimos: lo que comemos, la cantidad de horas que dormimos, los productos que colocamos en ella…

Para comprender mejor cuál es la manera adecuada de lidiar con este problema tan conocido por todas como el acné es necesario dividir todo lo que incide sobre ella en diferentes aspectos.

Punto de vista dermatológico

piel sana14

Primero que nada, es importante saber de dónde proviene el problema, es decir, qué es lo que provoca el acné. Observa si las erosiones en tu piel se dan siempre en la misma época del mes por cambios hormonales o si suceden después de que comes determinado alimento. Una vez que detectes eso, ya habrás resuelto gran parte del problema.

Al mismo tiempo, es necesario prestar atención a los ingredientes de cada producto de belleza y limpieza que aplicas en tu piel y ver cómo estos reaccionan, ya que cada piel tiene diferentes reacciones y algunos pueden desencadenar acné.

Punto de vista nutricional

esto es lo que debes comer en el almuerzo

Así como lo que aplicas sobre tu rostro es importante, también es esencial que cuides lo que pones en tu cuerpo. Lo más recomendable para favorecer la salud de tu piel es consumir todo tipo de frutas y vegetales (especialmente los de hojas verdes). Por su parte, los alimentos poco recomendados para la piel son aquellos con un alto índice glucémico y, en algunos casos, los lácteos.

 Lo que tampoco puedes perder de vista es la hidratación, ya que conforma otro aspecto esencial para mantener una piel radiante. Si no bebemos suficiente agua, el cuerpo tiene más dificultades para deshacerse de las toxinas y así provocar la irritación e inflamación de la piel.

Hora de mejorar la rutina de limpieza

piel sana12

Tal vez mantengas una misma rutina de limpieza desde hace mucho tiempo, pero si no ves resultados positivos, es probable que sea hora de modificarla. Si te salteas un paso tan esencial como la hidratación o el tónico, es posible que todo lo que haces sea en vano.

Por eso, en lugar de comprar productos respecto a los que no tienes la certeza de que sirvan, asegúrate de que cada inversión que haces valga la pena.

En segundo lugar, también asegúrate de que los productos de belleza que usas sean los adecuados para tu tipo de piel, no solo en su color sino que también que su composición no sea demasiado densa para tu piel y termine afectándola.

Como ves, no hay un solo factor que incida en el aspecto y en la salud de tu piel, sino que son varios los elementos que necesitas tener en cuenta para cuidar tu rostro.