«Estoy al corriente en mis impuestos»: AMLO señala que SAT revisa si hay expresidentes con adeudos

“Ahora el SAT está evitando que haya evasión fiscal, porque una de las vertientes de la corrupción en México tenía que ver mucho con la condonación de impuestos. Se habla hasta de arreglos arriba, cupulares”, mencionó el Presidente

PUBLICIDAD

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó durante su conferencia de prensa matutina que está al corriente con el pago de sus impuestos y que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) revisará si hay expresidentes con adeudos.

«Estoy al corriente en mis impuestos», aseveró AMLO y añadió: «Ya ven cómo eran de exigentes y decían ‘¿de qué vive el opositor AMLO?’. Pues he estado al corriente manifestando mis impuestos, y no era poco el descuente, sobretodo de los libros que fueron mi ingreso principal durante años».

“Ahora el SAT está evitando que haya evasión fiscal, porque una de las vertientes de la corrupción en México tenía que ver mucho con la condonación de impuestos. Se habla hasta de arreglos arriba, cupulares”, mencionó.

Además, dejó entrever que uno de los expresidentes debe impuestos, aunque no dijo cuál, pues eso “es tarea del SAT”.

Asimismo, AMLO afirmó que durante el periodo neoliberal hubo toda una “embestida” en contra de la educación pública en México, pero “sonó la campaña y ya no es lo mismo”, por lo que en su gobierno se impulsará un modelo que privilegie la cobertura y la calidad.

Señaló que en dicho periodo, los organismos financieros internacionales dieron la orden de que lo fundamental era la calidad de la enseñanza y lo usaron de excusa para no invertir en educación pública, “esa política no la vamos a seguir, eso no va a continuar, sí nos importa la calidad, pero importa también la cobertura, que la educación sea un derecho no un privilegio”.

López Obrador aseguró que el propósito de esa política era alentar la educación privada, por lo que creció la matrícula de escuelas privadas, más que la de escuelas públicas, y acusó que se uso la excelencia como excusa para no invertir en la escuela pública.