Ofrecemos nuestras más profundas condolencias a sus seres queridos y los miembros de su familia, dijo el secretario de Estado de EU, Rex Tillerson.

El secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, lamentó hoy el “trágico” asesinato del periodista mexicano Javier Valdez, quien murió luego de ser atacado a tiros el pasado lunes en un suceso que eleva a siete la cifra de reporteros asesinados en México en lo que va de 2017.

Ofrecemos nuestras más profundas condolencias a sus seres queridos y los miembros de su familia”, dijo Tillerson en una conferencia de prensa junto a su homólogo mexicano, Luis Videgaray, y otros funcionarios de ambos países.

Esta es, de nuevo, otra trágica pérdida de un periodista, como los muchos otros que han muerto como resultado de la violencia relacionada con el comercio ilícito de drogas”, añadió.

El titular de Exteriores estadounidense no hizo ninguna referencia a la investigación del suceso que están llevando a cabo las autoridades mexicanas, aunque dijo que México debe “reforzar su sistema judicial” y seguir “compartiendo información” con las autoridades estadunidenses.

Sabemos que México tiene un borrador de ley bajo consideración que permitiría aprehender la propiedad y los activos de aquellos que han sido arrestados y acusados por comercio ilícito de drogas. En Estados Unidos tenemos leyes similares y hemos alentado a México a aprobar esa ley”, indicó Tillerson.

El Gobierno mexicano anunció este miércoles nuevas medidas para luchar contra la impunidad en los crímenes contra la prensa, entre ellas la creación u homologación de fiscalías especializadas dentro de las procuradurías estatales para investigar y prevenir delitos cometidos contra la prensa.

Mientras, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Naciones Unidas (ONU) pidieron hoy a México “resultados concretos” en la investigación del asesinato de Valdez, así como en las de otras muertes de la “epidemia de violencia” contra reporteros.

Valdez, premiado en múltiples ocasiones por su trabajo valiente sobre el narcotráfico, murió este lunes a manos de pistoleros en su tierra natal, Culiacán, capital del estado mexicano de Sinaloa.

El fundador del semanario Ríodoce y corresponsal del diario nacional La Jornada en Sinaloa fue interceptado y atacado a tiros desde un vehículo cuando caminaba por la calle.