Exigen sean destruidas cabañas construidas en ANP en Los Cabos

Piden castigo a funcionarios que autorizaron la construcción.
La Paz, BCS. El presidente de la Corte Internacional del Medio Ambiente, Ramón Ojeda Mestre aseguró que se debe fincar responsabilidad a las autoridades federales, estatales y municipales por el caso de las cabañas construidas en el Área Natural Protegida de El Arco de Cabo San Lucas.

Ojeda Mestre también señaló que las cabañas construidas por el Hotel Solmar, deben ser demolidas, a cargo de la autoridad.

“Las cabañas del conjunto hotelero de Solmar, ubicadas por el Pacífico en Cabo San Lucas, deben de ser demolidas, pero no con cargo al desarrollador sino a la autoridad que en su momento autorizó su construcción.

“Se debe de fincar responsabilidad a las autoridades federales, estatales y municipales, cada una en el respectivo ámbito de su competencia, no solamente porque se construyó en un lugar inadecuado, faltando al cumplimiento de las normas que rige la zona federal marítimo terrestre y el plan de Desarrollo Urbano de Los Cabos, sino porque se encuentra claramente afectando un área natural protegida que es la que colinda con la bahía El Médano, en Cabo San Lucas, donde está el Arco”.

El presidente expuso que la construcción de las cabañas, está afectando no solamente al paisaje, sino que también desequilibran el micro ecosistema que tiene esta zona pedregosa de la playa estacional y los acantilados de la parte del Pacífico y del Golfo de California.

Ramón Ojeda Mestre aseguró que es “obvio” que las autoridades tuvieron conocimiento y observaron lo que estaban construyendo.

Declaró que también es responsabilidad de las autoridades en la materia, por haber extendido los permisos indebidamente, y luego por haber permitido que se levantara la obra ilegalmente.

También apuntó como responsables a la autoridad federal de la zona federal marítimo terrestre, y la respectiva del ayuntamiento Los Cabos, por no haber hecho la denuncia correspondiente hasta que los medios de comunicación dieron a conocer este caso.

El presidente finalizó con el señalamiento de que las cabañas deben de ser demolidas pero no con cargo al particular, al empresario, al desarrollador, sino que deben de ser demolidas con cargo a la autoridad que toleró y se coludió ilícitamente para la conculcación de la norma y del reglamento.

Con información de El Sudcaliforniano