Al menos 30 personas han resultado heridas este viernes en una explosión ocurrida en una planta siderúrgica del municipio de Ipatinga, en el estado brasileño de Minas Gerais, operada por la compañía Usiminas.

La explosión se registró en un equipo de gran tamaño conocido como ‘gasómetro’, que almacena gases generados en el proceso de producción de acero y que obligó a la compañía a paralizar los tres altos hornos de la planta por un plazo indeterminado.


De momento, 30 personas han sido atendidas en un hospital local, confirmó Usiminas en un comunicado, en el que precisa que el incidente no ha dejado víctimas mortales ni heridos graves. La mayoría de los afectados presentan leves excoriaciones.

 


Según un representante de la compañía, el incidente, que ocurrió alrededor de las 12:00 (hora local), ya está controlado, y el flujo de gas “ya se ha interrumpido”.