Falleció Don Toño; el Zapatero de la Juárez

Por más de 50 años, Don Antonio Fuentes Quintanilla se dedicó a la reparación de calzado, con gran entrega y dedicación

PUBLICIDAD

“Dios necesitaba quien reparara sus sandalias”, señalaban ayer familiares, amigos y clientes de Don Antonio Fuentes Quintanilla, al enterarse del fallecimiento del famoso zapatero de la calle Juárez quien por casi 50 años se dedicó a la reparación de calzado.

“Don Toño” como se le conocía, era el líder de la Zapatería “Toño´s” y junto a su esposa y sus hijos y nietos, se dedicaba a uno de los oficios prácticamente en extinción.

Era común verlo sentado en su banco de madera y malacate, rodeado de resistol y algunas pinturas y cueros. era la segunda de cuatro generaciones dedicada a la reparación de calzado.

Contaba en sus manos con habilidad “quirúrgica” para la reparación desde las más humildes chanclas, tacones, botas, sin faltar los reconocidos “chester”.

En su familia el oficio comenzó con su padre Isidro Fuentes en la década de los 50 en Castaños. Su gusto nació más bien por la necesidad que le permitió apoyar en un principio a su madre cuando enviudó, y después formar una familia con su esposa María Luisa Morales y dar de comer y estudio a sus cuatro hijos.

Empezó a trabajar a los 18 años, oficio en el que siguió hasta los 68 años. Comenzó con un modesto taller en Frontera, que le dejó a su hermano, y su único varón siguió sus pasos en un taller en castaños. Descanse en paz.