Cabe señalar esta persona y quien en un principio se dijo era su vecina pero después se aclaró que se trataba de su propia madre, fueron golpeados brutalmente por varios sujetos de quienes hasta el momento se desconoce su paradero.

La mujer de nombre Antonia Rosales Arévalo, de 63 años de edad, al observar como su vástago recibía golpes en diversas partes del cuerpo sin dudarlo defendió a Alejandro Valdez Rosales, tundiéndola los desalmados individuos a ella también sin consideración alguna.

Madre e hijo fueron auxiliados por testigos oculares que se dieron cuenta de este hecho reprobable, trasladando a los heridos al hospital más cercano para que recibieran atención médica. Doce horas después, Alejandro Valdez Rosales murió por un ataque epiléptico informaron las autoridades competentes, pero no se descarta que al infortunado ciudadano le haya afectado la golpiza que recibió en la cabeza y una lesión de 7 centímetros en la parte frontal tras la agresión de la que fue víctima.