“Fue como el apocalipsis”

Maggie Solano, Periodista Colombiana radica en la Ciudad de México y platicó para Periódico La Voz de Monclova su experiencia con este nuevo temblor que los sacudió.

La escritora Colombiana Maggie Solano, relató su experiencia desde el epicentro de la tragedia

Su experiencia comienza en el quinto piso de un apartamento de la colonia Del Valle, una de las tres colonias más afectadas por el sismo de magnitud 7.1 en la Ciudad de México; Maggie Solano estaba escribiendo en una recámara que tiene adecuada como oficina.
Ella pensó que estaba mareada porque no se encendió la alerta sísmica, hasta que vio que de una cantina de madera que tiene en su sala se empezaron a caer botellas de mezcal y ron colombiano, apurada caminó hasta quedar abajo del marco de una puerta.
Periodista de profesión ha trabajado en medios de comunicación internacional importantes, sabía en ese momento que el 32 aniversario del terremoto del 85 se estaba conmemorando con una sacudida casi similar.
Aunque no quería salir de casa, se apuró a tomar las llaves de su camioneta para ir por sus hijos a la escuela y cerciorarse que estaban bien.
Fueron apenas 200 metros los que llevaba recorridos, cuando de repente vio cómo un edificio de 15 pisos se vino abajo y a su izquierda un estruendo fuerte la hizo voltear; se trataba de otro inmueble que estaba incendiándose y cayendo al mismo tiempo.
El panorama era desolador, gente corriendo por todas partes no había diferencia entre banquetas y calles todos estaban ahí gritando, llorando, abrazándose. Trataban de entender cómo de nueva cuenta se había presentado un terremoto justo dos horas después del simulacro que se hace tradicionalmente desde 1985.
“La gente desde la primera noche sacó sus colchones y colchas para tenderlos sobre las calles y ahí dormir, se tiene pánico porque se presente una réplica que pueda derrumbar los edificios que quedaron dañados con cuarteaduras”.
En la colonia de Maggie, el 40 por ciento de las casas y edificios no tienen luz, los rescatistas han ordenado que no se reconecte la electricidad para poder maniobrar mejor y tratar de salvarle la vida a muchas personas que siguen abajo de los escombros.
La gente no se hizo esperar, ríos de personas rápidamente empezaron a ayudar, llevando comida y utilizando objetos que les ayude a encontrar a víctimas de este nuevo terremoto.
Al llegar por sus hijos, afortunadamente Maggie se dio cuenta de que estaban bien, pero le empezó a llegar información que la dejó con un nudo en la garganta. Un colegio se había derrumbado y cientos de niños quedaron bajo los escombros, ella era afortunada de volver a abrazar a los suyos.
Hasta el momento se han sumado más de 200 personas fallecidas en ciudades como Puebla Cuernavaca y Ciudad de México pero aún y en medio de toda la tragedia se ha resaltado la solidaridad del pueblo mexicano, quienes dan la cara por su gente.
Vecinos con palas rescatan a sus conocidos y dan comida a quien se ha quedado sin nada. Todo parece un apocalipsis, para muchos, conforme pasa el tiempo las esperanzas y fuerzas se les agotan y es que no solamente han perdido todo lo material sino también a seres queridos.
Aún vive gente en la Ciudad de México que vivió el terremoto del 85 y no se han repuesto de tan grande catástrofe, hoy ya están enfrentando una similar.

Maggie Solano

“Periodista Colombiana radica en la Ciudad de México y platicó para periódico La Voz de Monclova su experiencia con este nuevo temblor que los sacudió”.

La colonia Del Valle ubicada en la delegación Benito Juárez, una de las más afectadas por el sismo que azotó el pasado martes en la CDMX