Uno de los mineros que sobrevivieron al desprendimiento instantáneo de Carbón en las minas de Barroterán se encuentra fuera de peligro, sin embargo se mantiene en el área de cuidados intensivos en la clínica 7 del Seguro Social donde se le han realizado varias Tomografías Axial Computarizada (TAC) para descartar daño cerebral.

Mario Octavio Meza Lara de 31 años de edad volvió en sí al llegar al nosocomio en Monclova, al día de ayer su esposa Alejandra Castillo ingresó a verlo y de inmediato la reconoció, por lo que los médicos descartan daños a nivel cerebral.

El joven que se encontraba al interior de la mina al momento del accidente manifestó a sus allegados que no recuerda en sí el momento exacto del incidente, solo recuerda que se encontraba trabajando y un fuerte aire lo aventó hasta la pared, golpeándose la cabeza y quedó inconsciente de inmediato.

Mario Octavio tiene 9 años laborando en la mina, es casado y tiene 3 hijos, habita junto a su familia en Palaú, a donde fue trasladado en primera instancia, sin embargo al no contar con un aparato TAC se trasladó a Monclova.

“Allá en Palaú no tenían TAC por eso lo trajeron para acá, ya está estable, está conciente y hablando bien, seguirá en observación” dijo cortante su esposa Alejandra Castillo.
Personal del Sindicato de la Sección 147 no ha dejado sola a la esposa del accidentado, el

Secretario de Previsión Social Homero Arévalo se mantuvo al pendiente de la situación del minero.

Para el día de hoy se definirá si el joven es dado de alta del Hospital General de Zona pues no tiene lesiones graves que pongan el peligro su vida.