Guardianes de la bahía, la película que debes evitar

PUBLICIDAD

Adaptada de la serie de televisión de inicios de los 90s, Seth Gordon dirige este proyecto hacia una dirección totalmente opuesta a la original, por supuesto, conservando las cámaras lentas y trajes de baño escotados. En esta ocasión buscan conectar al público con humor barato – genitales atrapados en una silla de playa- y un sentido de autoconciencia que determina que es ridícula la trama o sus personajes.

Gordon nos presenta un equipo de salvavidas con algo más que cuerpos perfectos. Ahora CJ – antes interpretada por Pamela Anderson- es encarnada por Kelly Rohrbach que hace de la rescatista una mujer inteligente, fuerte y audaz. En el departamento masculino; sin embargo, nos encontramos con “La roca” Johnson que hace de Mitch, el líder que ama el bullying verbal pero con lado “zen” – como verdadero residente de California. Zack Efron hace su personaje egocéntrico y petulante -otra vez- y el equipo crea una dinámica interesante en el desarrollo de la acartonada historia.

El desarrollo del filme simplemente es ridículo. El punto bueno es que los chistes no llegan a ser repetitivos es el humor físico el que lleva a pique esta producción. Falta de sentido común e incomodidad son los principales elementos de la historia.

Muy similar al pasado remake de TV Chips, esta versión de Baywatch es olvidable y en ocasiones desesperante. No muy recomendable para público en busca de una historia con sentido.