Hallan muertos a Raúl y Alejandro

La Fiscalía confirmó que los restos encontrados pertenecen a los dos jóvenes; fue una ejecución

Aparece sin vida Raúl Ignacio Saldaña Zertuche.
PUBLICIDAD

La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León dio a conocer el hallazgo de los cuerpos de Raúl Ignacio Saldaña Zertuche y Saúl Alejandro Sandoval Trejo, que desaparecieron desde el pasado 16 de octubre en la ciudad de Monterrey.
A través de un comunicado de la dependencia de seguridad se confirmó la identidad de los cuerpos, que fueron localizados en el ejido la Copina, del municipio de Salinas Victoria de Nuevo León.

Se indicó que el hallazgo se logró después de arduas labores de investigación que se dio en colaboración con la comunidad en general se dio con los cuerpos, y se logró confirmar la identidad después de realizar análisis forenses y periciales en genética.
No se dieron a conocer más detalles sobre las condiciones en las que fueron encontrados los cuerpos de los dos jóvenes, así como de los motivos que llevaron a su deceso, al mencionar que se siguen las investigaciones, y se busca conservar la pureza de las evidencias que serán presentadas en su momento ante la autoridad judicial.

Otra nota que puedes leer: Venía a festejar a su hija

Se recordará que desde el pasado mes de octubre se inició la investigación para encontrar a los dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey que desaparecieron de manera misteriosa, sin que hasta el momento se den a conocer el móvil de su desaparición forzada.
Fueron 25 días de agonía para la familia Saldaña Zertuche, que mantenían la fe y esperanza de que el joven monclovense de 23 años de edad, Raúl Ignacio apareciera con vida, pero el día de ayer se les dio la noticia.

Nota relacionada: Desaparece Raúl Saldaña

Se han seguido varias líneas de investigación, sin embargo aún no se dan a conocer el móvil que llevó a la desaparición y asesinato de ambos.
Tras la noticia familiares compartieron la imagen Raúl Saldaña con el mensaje “Gracias por tanto amor, siempre estarás en nuestro corazón”, con lo que se despiden del joven, después de tres semanas de angustia.