El cadáver de ese animal de origen desconocido mide alrededor de 1.5 metros y tiene una cabeza larga con grandes mandíbulas y cola estrecha. Fotografía: Nobu Tamura

CIUDAD DE MÉXICO

El ser humano ha explorado las montañas más altas, los valles más profundos, los ríos más caudalosos con las cascadas más espectaculares, las selvas tropicales más densas y los desiertos más extensos pero ¿y el  océano?.

Tan sólo el 3 por ciento de los océanos ha sido explorado al día de hoy. Esto nos deja con un 97 por ciento de posibilidades y misterios.

Recientemente, mientras Beth Jannetta, paseaba a su perro en la playa de Rhossili se encontró con los restos de una criatura extraña similar a un cocodrilo.

El cadáver de ese animal de origen desconocido mide alrededor de 1.5 metros y tiene una cabeza larga con grandes mandíbulas y cola estrecha.

Tras el descubrimiento la mujer envió una fotografía a unos especialistas con la esperanza de que identificaran a la criatura.

“Cuando lo miras por primera vez, puedes pensar que es un cocodrilo, pero ciertamente no lo es“, dijo el  experto en biociencias, Dr. Dan Forman, de la Universidad de Swansea.

La noticia rápidamente se difundió en redes.