CUATRO CIÉNEGAS, COAH.-Trágica muerte encontró un hombre al quedar prensado dentro del vehículo que conducía en estado de ebriedad luego de chocar de frente contra una barda de block, cuando trataba de evitar ser detenido por la Policía.

La Tracker atravesó la barda de block donde se ubica la antena de Telcel.

El hoy occiso respondía al nombre de Arnulfo Zapata Castillo, quien era vecino de la privada Condesa, número 819, de Ciudad Frontera, así lo dieron a conocer los elementos de la Agencia de Investigación Criminal, quienes en coordinación con personal de Servicios Periciales se encargaron de fijar la escena del accidente.

El fatal accidente ocurrió a las 23:40 horas cuando sobre la carretera federal número 30, se desplazaba de poniente a oriente y a exceso de velocidad un vehículo marca Chevrolet Tracker, color gris, modelo 2003.

TE PUEDE INTERESAR:

Se amputa dedo

Fue al pasar por el lugar donde se encontraba una unidad de elementos de Fuerza Coahuila, cuando los oficiales le marcaron el alto para que se detuviera, pero el ebrio conductor en lugar de detenerse imprimió velocidad para evitar su detención.

El cuerpo de Arnulfo Zapata fue trasladado a una funeraria para realizarle la necropsia de ley.

Los oficiales al ver que omitió la orden se fueron atrás de él originando una persecución, que culminó cuando el conductor de la Tracker perdió el control del volante debido a que circulaba a más de 100 kilometres por hora.
Esto originó que se proyectara de frente contra la barda de block donde se encuentra ubicada la antena de Telcel, la cual atravesó por completo como si fuera de papel.

También puedes ver: Muere bombero en fatal volcadura

Debido al fuerte impacto y los cientos de kilos de pedazos de block que cayeron encima de la Tracker, el chofer perdió la vida instantáneamente dentro de la cabina, lo cual fue confirmado por paramédicos del Seguro Social de Cuatro Ciénegas, quienes llegaron al auxilio pero lamentablemente nada pudieron hacer por salvarle la vida.
Tras llevarse a cabo las diligencias correspondientes se ordenó que el cuerpo fuera trasladado a una funeraria, donde se le practicaría la necropsia de ley por parte del médico legista y así determinar las causas del fallecimiento.