CIUDAD DE MÉXICO, octubre 3 (EL UNIVERSAL).- Al menos cinco de las 13 personas que murieron al incendiarse un autobús de pasajeros en el municipio de Amatlán de los Reyes, Veracruz, radicaban en Tabasco, de acuerdo con la Fiscalía General de este último estado (FGE).
En un comunicado, la dependencia local informó que desde la tarde del sábado 1 de octubre, la Fiscalía General del Estado de Veracruz inició el proceso de reconocimiento de las víctimas que perdieron la vida la madrugada de ese mismo día.
Explicó que en el autobús ADO Platino, proveniente de la Ciudad de México y con destino a Villahermosa, viajaban 14 pasajeros y dos choferes; en total 13 personas fallecieron en el impacto con un vehículo de carga. Los dos sobrevivientes, un pasajero y el chofer suplente, están hospitalizados.
Mientras tanto, los restos de las víctimas fueron trasladados a Xalapa, capital de Veracruz, donde se iniciaron las pruebas forenses para comprobar su identidad y ser entregados a sus familiares.
Hasta este lugar llegaron familiares con el apoyo de la empresa de transportes foráneos.
Las autoridades de Veracruz informaron que entre las personas que perecieron se encuentran cinco que residían en Tabasco.
Julio César Hernández Ricardez, ingeniero industrial de 28 años, originario de Jalpa de Méndez; Rolando Bartolo Bravo de la Fuente, jubilado de 71 años y originario de Tuxtepec, Oaxaca, con domicilio en Villahermosa.
También fueron identificados María Luisa León Lázaro, de 61 años, jubilada y originaria de Jalpa de Méndez; Jesús Camarena Izquierdo, de 34 años, empleado con domicilio en Nacajuca, y Antonio Francisco Paniagua Velazco, de 28 años, originario de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, pero con residencia en Villahermosa.
La Fiscalía de Justicia de Tabasco dio a conocer que mantiene comunicación con las autoridades del Gobierno de Veracruz, con el objetivo de facilitar los trámites a los familiares de este lamentable incidente.
De acuerdo con el caso, el autobús se impactó por alcance contra un tráiler doble remolque, el cual trasportaba durmientes de concreto.
La unidad se incendió y en el siniestro 13 pasajeros murieron calcinados, entre ellos el conductor del autobús, Gregorio López Animas.
El saldo final fue de 13 muertos, una persona desaparecida y dos sobrevivientes, entre ellos el ex secretario de Seguridad Pública de Tabasco, Audomaro Martínez Zapata.