Imparables

Los Vaqueros de Dallas vinieron de atrás, para imponerse 35-30 a los Acereros de Pittsburgh y colocarse con marca de 8-1

Ezekiel Elliott y los Vaqueros de Dallas siguieron imparables, al derrotar el domingo 35-30 a los Acereros de Pittsburgh para hilvanar su octava victoria consecutiva.
Ni siquiera una jugada de engaño del quarterback Ben Roethlisberger pudo descarrilar al equipo más enrachado de la NFL.
Ellliott corrió para 114 yardas y tres touchdowns, incluidos dos en los últimos dos minutos del encuentro. Su otra anotación había llegado en una jugada, en que atrapó un pase y se escapó 83 yardas.
Dak Prescott se sobrepuso a un balón suelto en los albores del partido y terminó lanzando para 319 yardas y dos anotaciones por Dallas (8-1), que igualó la mejor seguidilla de triunfos en una misma temporada en su historia, gracias a dos novatos que no parecen asustarse en los grandes escenarios.
Dez Bryant añadió seis recepciones para 116 yardas, incluida una recepción de 50 yardas que terminó en las diagonales. Roethlisberger pasó para 408 yardas y tres touchdowns por los Acereros (4-5). Antonio Brown atrapó 14 envíos para 154 yardas, incluido un touchdown en un avance de 15 yardas cuando restaban 42 segundos.
En esa jugada, Roethlisberger fingió que azotaría el balón y terminó lanzando un pase.
Pero los Vaqueros coronaron la siguiente ofensiva con un touchdown de Elliott.