Impulsan latinos la salida de sheriff

Una de las figuras antiinmigrantes más polémicas del país, fue derrotada tras varios esfuerzos de la comunidad migrante

Joe Arpaio, quien competía ayer por su séptima elección para el condado de Maricopa, en Arizona, terminó su carrera de 24 años en el cargo al perder ante el expolicía Paul Penzona por 10 puntos porcentuales.
El sheriff, de 84 años, se ha visto metido en escándalos por su cruzada en contra de los migrantes en el Estado.
Incluso enfrenta cargos federales por hacer redadas y focalizar la acción policial en contra de los latinos.
Alcanzó notoriedad nacional después de que su cuerpo policial recibiera varias demandas de ciudadanos hispanos que se quejaban de haber sido detenidos por horas sin motivo alguno, mas allá que su aspecto.
Un mexicano nacionalizado estadounidense llamó atención sobre Arpaio en 2007, cuando lo denunció por haberlo detenido durante más de nueve horas. Otros ciudadanos se unieron a la demanda.
La actuación de la policía en el condado impulsó a varios jóvenes a movilizarse.
En la capital del estado, Phoenix, jóvenes incluso faltaron a clases para movilizarse por las calles de la ciudad para exhortar al voto en contra de Arpaio y de Donald Trump.
Los estudiantes, de mayoría hispana, y quienes aún no tenían la edad mínima para ganar, marcharon al centro de la ciudad con un globo gigante de Arpaio vestido como presidiario.
Éste fue el último acto de una movilización de universitarios, quienes a lo largo del año realizaron protestas en contra suya.