Elementos de la Policía Federal que dispararon desde una patrulla contra un Chevy no recibieron ningún castigo, pues supuestamente actuaron conforme lo establece el protocolo de seguridad.

A finales del mes de octubre, los elementos de la corporación Julián Cruz Ramos y Jorge Alberto Suárez García denunciaron haber sido víctimas de un “ataque” a balazos por los tripulantes de un vehículo que se negó a detenerse en un retén.

Sin embargo, los estudios periciales de la Fiscalía demostraron que nadie disparó contra los elementos de la Policía Federal “atacados” el fin de semana en la carretera 57; fueron ellos mismos los que dispararon desde el interior de la unidad.

Ante esta situación, el primer comandante de la Policía Federal, Jorge Campos Rojas comentó que la táctica policíaca ante una agresión inminente establece que pueden utilizar sus armas de fuego desde adentro de la unidad.

Indicó que la respuesta de los elementos fue considerada oportuna, gradual, pues gracias a esta acción es que pudo concretarse la detención de las personas que incurrieron en una falta al no detenerse en un filtro de seguridad.

Señaló que la persona detenida fue consignada por el delito de resistencia de particulares, además quedó a disposición del Ministerio Público y no se le encontraron armas de fuego.

“Aunque no hubo armas de fuego, la persona se resistió a detenerse en un filtro de seguridad donde se estaba efectuando una revisión, es por ello era necesario revisar qué estaban escondiendo y el porqué de su reacción”, recalcó el Comandante.

Asimismo, Campos Rojas comentó que los elementos tienen permitido accionar sus armas de fuego durante sus labores, especialmente cuando su integridad corre peligro o son víctimas de alguna agresión.