Indonesia sigue vendiendo murciélagos y desafía el miedo al COVID-19

En los mercados también continúa la venta de serpientes, ratas, perros y gatos para el consumo de carne

PUBLICIDAD

Aunque los científicos creen que el coronavirus puede tener su origen en los murciélagos, estos obscuros mamíferos alados aún se encuentran a la venta, en los mercados de animales salvajes de la isla indonesia de Célebes.

Los defensores de animales llevan años pidiendo el cierre de este tipo de mercados, principalmente el de Tomohon, conocido por la venta de murciélagos, serpientes, ratas silvestres, perros y gatos, para el consumo de su carne.

“Tenemos una campaña contra el tráfico de animales salvajes en el mercado de Tomohon, pero no solo aquí, sino en la mayoría de los mercados donde comercian con animales salvajes”, indicó Billy Lolowang, activista de la ONG Tasikoki.

El activista explicó que ahora, es raro encontrar animales como los macacos en este tipo de mercados, porque son una especie protegida y la mayoría se venden una vez sacrificados, salvo los perros y gatos, que en ocasiones se comercian vivos.

Las campañas tienen el objetivo principal de preservar las especies protegidas, pero también alertar del riesgo de que los animales sean portadores de virus como el SARS-CoV-2, causante del COVID-19.

EFE / Vox Populi Noticias