Estados Unidos.- Jerry Jones, el dueño de los Cowboys de Dallas y una de las figuras más poderosas de la NFL, intensificó su pelea con el comisionado Roger Goodell, amenazando con demandar a la Liga y a otros dueños de equipos por las negociaciones para extender el contrato de Goodell, según dos personas que tienen directamente conocimiento de la situación.

Jones dijo a los seis propietarios del comité de compensación de la Liga que había contratado a David Boies, el abogado en el caso de acoso sexual en contra de Harvey Weinstein.

La disputa entre Jones y Goodell surge de la ira de Jones por la suspensión del comisionado a Ezekiel Elliott, el corredor estelar de los Cowboys, quien fue acusado de violencia doméstica por su ex novia.

Goodell le dio a Elliott una suspensión de seis juegos, aunque no se presentaron cargos en el caso.

No sería la primera vez que un dueño demanda a la Liga, ya que Al Davis, de los Raiders, lo hizo en la década de 1980 para ganar el derecho de trasladar a su equipo de Oakland a Los Ángeles.

Pero el caso de Jones es potencialmente más volátil porque ha amenazado con demandar no solo a la Liga, sino a los propietarios individuales, al mismo tiempo que trata de evitar que el comisionado obtenga un nuevo contrato.

Jones ha cuestionado públicamente la suspensión de Elliott, así como también el papel del comisionado en la imposición de sanciones a los jugadores.

También ha sido el dueño más participativo para instar a los jugadores a representar el Himno de Estados Unidos.