Intentan secuestrar a ‘perrero’

Hombres armados lo interceptaron afuera de su vivienda; hace cuatro años su hijo fue asesinado en el mismo lugar

Don Mario, conocido veterinario y entrenador de perros del Fraccionamiento Monclova, logró evitar que hombres armados lo secuestraran.

Momentos de terror vivió un  conocido veterinario y entrenador de perros, luego que cuatro hombres armados intentaron secuestrarlo ayer en el exterior de su vivienda ubicada en el Fraccionamiento Monclova, desatando una fuerte movilización policíaca.
En cuestión de minutos arribaron diferentes corporaciones policiacas a la calle Pino Suárez, donde se entrevistaron con el afectado, quien se encontraba a salvo pero presa de una crisis nerviosa.
El comerciante se identificó como Mario Alberto Espinoza Gutiérrez de 61 años, pensionado de Fertilizantes Mexicanos, conocido como “el perrero” por su profesión de veterinario y gusto por entrenar canes de raza, quien durante algunos años se ha dedicado al comercio y renta de algunos locales comerciales cerca de donde vive.

Ante elementos de la Policía Preventiva y del Grupo de Armas y Tácticas Especiales, relató que cuatro hombres armados llegaron a su domicilio a bordo de una camioneta Yukon, en color gris, lo que quedó registrado en las cámaras de vigilancia de sus negocios.
Los videos se entregaron a las corporaciones para facilitar el paradero de los sujetos.
Mencionó que su primera reacción fue meterse a su casa y marcar de inmediato el 911 y aunque las autoridades se dedicaron a “peinar” la zona, no lograron ubicar a los tripulantes de la Yukon.

También puedes leer: Muere sambonense por el choque con camión

“Yo vi que la camioneta ya había estado dando vueltas por aquí desde temprana hora y cuando me asomé ellos ya venían a mi casa, y cuando el hombre me apuntó con el arma lo único que hice fue meterme a mi casa y tomar el teléfono para pedir ayuda”, indicó el afectado.
A pesar de la fuerte movilización policiaca no dieron con los presuntos secuestradores.
Cabe señalar que hace cuatro años, don Mario sufrió la pérdida de su hijo, Mario Espinoza de Luna, quien contaba con 32 años y quien fue asesinado en el interior de la vivienda donde el ayer se refugió su padre.