Saltillo, Coahuila de Zaragoza.- Con el objetivo de obtener perfil genético y cotejarlo con familiares de personas desparecidas, la Fiscalía de Personas Desaparecidas envió al laboratorio de Genética, fragmentos de restos óseos, mismos que fueron localizados el pasado dos de diciembre en el ejido San Antonio del Alto.

Derivado de las acciones realizadas en conjunto por esta autoridad y el colectivo Grupo Vida, tomando en consideración versiones de testigos que han sido entrevistados, se realizó una inspección en el ejido San Antonio del Alto, perteneciente al municipio de Matamoros, Coahuila, en donde se localizaron aproximadamente 3 mil fragmentos de restos óseos al parecer humanos, y diversa evidencia física entre la cual se encuentra un tambo metálico, diversos casquillos de arma de fuego, mismos que son analizados por peritos en balísticas, dos botones y una hebilla; toda la evidencia recolectada fue debidamente fijada y embalada por peritos oficiales de la Fiscalía General del Estado.

Este lunes, peritos de Antropología seleccionaron los fragmentos de restos óseos para determinar la viabilidad para someterlos a los procesos para la obtención de perfil genético.
La Fiscalía de Personas Desaparecidas realiza operativos en coordinación con miembros del Colectivo Grupo Vida.