‘Justicia o venganza para Jonathan’: Entre el dolor y la rabia

Familiares de Jonathan exigieron castigo para el responsable de haber atropellado y matado al joven motociclista

“Llegaremos hasta las últimas consecuencias, queremos justicia o nos vengaremos”, gritaron familiares de Jonathan Pio Santín, el día de ayer lo despidieron en el panteón Sagrado Corazón como si se tratara de una fiesta, con botellas de whisky, latas de cerveza y cigarros, sus amigos contaron y lloraron a un lado del féretro.
Jonathan Pio Santín viajaba con Brayan Eduardo Moreno de los Santos a bordo de una motocicleta en la colonia Campanario hace casi una semana, fueron interceptados por un vehículo y cuando el conductor se dio a la fuga pasó el vehículo sobre el cuerpo de Jonathan; sus amigos localizaron al culpable y las autoridades no actuaron al respecto. Fue el pasado lunes cuando el joven de 20 años de edad falleció a causa de las fracturas en ambas piernas.

El ‘jarocho’ dejó grandes amistades en Monclova.

Sus amigos lo despidieron en la iglesia San Francisco de Asís de la colonia el Pueblo en punto de las 3:00 de la tarde y terminando, el cuerpo fue trasladado al panteón de Estancias de Santa Ana, Sagrado Corazón. Ahí, compañeros de trabajo, de casa y amigos, llevaron latas de cerveza y whisky, los ingerían a causa de la pérdida.
Algunos vaciaron el líquido embriagante sobre el ataúd de color café y prendían cigarros para depositarlos de forma vertical sobre el vidrio, pues a Jonathan le gustaba mucho salir con ellos a tomar y su vicio, los cigarros. El joven se desempeñaba como trabajador de un puesto de churros en la zona centro de Monclova, su jefe estuvo ahí cuando lo atropellaron y también acudió a despedirlo.

La madre de Jonathan inconsolable con la pérdida.

“Amigos de él tuvieron que hacer el trabajo de las autoridades, ese mismo día estuvieron en su casa tomándole fotos en su cara y nadie hizo nada, queremos al responsable y que pague o lo vamos a ir a sacar nosotros, llegaremos hasta las últimas consecuencias”, comentó la señora Fabiola, madre del joven que también resultó lesionado.
Otros gritos que se escuchaban eran: “Yo me voy a vengar compa”, “Él le tenía miedo a los Gates y mira como terminó”, “Aún no me lo puedo creer” y “Despierta jarocho”. Además de los gritos altisonantes en contra del culpable, los amigos contrataron a un mariachi para que tocara algunas canciones de despedida, después pusieron canciones de banda y corridos en una automóvil particular.
Su madre llegó de Veracruz a los pocos días de estar internado en el Instituto Mexicano del Seguro Social y su padre, llegó alrededor de las 6:00 de la tarde al panteón, solo a él lo estaban esperando para dar cristiana sepultura a Jonathan.