“La lucha libre es mi vida”, Orfeo Negro

Busca sueño de ser un luchador grande y en un futuro saldrá de Monclova a probar suerte

Orfeo Negro en busca de su sueño.
PUBLICIDAD

El sueño de todo luchador es llegar a las grandes arenas y carteleras de México, Orfeo Negro luchador profesional de 11 años en trayectoria es un joven luchador que busca su sueño de ser reconocido en todo México, su amor por el deporte del pancracio llegó desde niño cuando su padre lo llevaba a las arenas.
Su padre fue promotor hace varios años, cuando decidió entrenar para ser luchador, su padre ingresó como réferi, así es como Orfeo Negro ha escrito su historia.

Castiga a sus rivales con sus recursos.

¿Qué se siente ver a tu padre en el ring como el juez?
Es una de las experiencias que a veces son buenas pero también malas, porque si me molesta que no me permita romper las reglas en la lucha libre, pero como siempre se ha dicho en el ring no hay familia, a veces me ha tocado pegarle, pero más allá de eso es muy bonito compartir el ring y triunfos con mi padre, ver su cara de emoción cuando ganamos y siempre está para apoyarme gane o pierda.

¿Quiénes te inspiraron a ser luchador?
Los luchadores que yo seguía eran L.A Park, Guerrero Negro Jr. y Pirata Morgan, son quienes me inspiraron a ser parte del bando rudo y quiero llegar a ser como ellos.

Expone y arriesga su físico en cada lucha.

¿Cómo surgió el nombre de Orfeo Negro?
Este nombre era utilizado por un tío político allá por los años 80´s eso es lo que me platicaba mi papá, debido a un trágico accidente el perdió la vida, un hijo de él quedó vivo, pero no siguió los pasos de su padre, entonces cuando estábamos viendo nuestro debut, mi papá fue quien me dijo que si usaba ese nombre, yo no me negué y aquí estamos utilizando este nombre que nos ha dado mucho.

¿Quiénes fueron tus maestros de lucha libre?
Dentro de lo local tuve como maestros al Negro Tanque Villa, Doberman, Rebelde Rojo y Black Toro, a otro de los maestros de talla internacional al Halcón Negro.

¿Cómo fue tu debut?
Yo debute un 21 de noviembre del 2009 a las 5:30 de la tarde, mi primera lucha fue la inicial, como todo debutante sin privilegios luché a tres caídas en contra de Pánico, ahí logré ganar mi primera lucha, ese día invitamos a mi abuelo en paz descanse, era mi juez él no tenía pelo en la lengua para decir las cosas, así que si no sabía a luchar él me lo iba a decir, afortunadamente tuve mucha escuela de donde aprender y pude sacar esa lucha adelante.

¿Cuántos días de entrenamiento tienes para mantenerte en ritmo?
Siempre entraba 4 días a la semana de 3 a 4 horas, ahora desde la llegada de la pandemia no hemos podido ir a la arena, estamos inactivos, esperamos que pronto podamos volver a subirnos al ring.

Siempre busca el triunfo.

¿Cuál es el momento más complicado en tu carrera?
Los momentos más complicados es enfrentarte a los luchadores de mucha trayectoria o foráneos que vienen a la arena, siempre pienso si estoy a la capacidad de ellos, pero ya cuando uno se encuentra en el ring saca los recurso para sobre llevar la lucha y destacar buscando el triunfo.

Busca siempre ir adelante en cada combate.

¿Qué logros tienes a lo largo de tu carrera?
Mis mayores logros hasta el momento ha sido el campeonato Welter del estado de Coahuila, un trofeo al mejor luchador del año, el campeonato Welter del estado de Nuevo León, otro trofeo de mejor luchador del año y actualmente en el inicio del 2020 le gané el campeonato del estado de Texas a Heavy Rock.

¿Por qué elegiste el bando rudo?
Me gusta ser polémico con el público, les grito y me responden con gritos recordándome a mi madre todo el tiempo, haces enojar a los niños golpeando a sus técnicos favoritos y sobre todo siempre me gusta romper las reglas.
¿Cuál es la lucha que más recuerdas?
La primera vez que me enfrenté a Guerrero Negro Jr., no me imaginé que algún día iba a enfrentarme a uno de mis modelos a seguir, lo veía como un monstruo, pero los maestros que tuve siempre me dijeron que no me dejara intimidar, entonces sabía a lo que iba y si me llevé buenos golpes, pero nunca bajé la guardia.
“Finalmente quiero agradecer a todas las personas que me han apoyado en mi carrera, en especial a mis padres que han estado hasta el final conmigo, a los aficionados les digo que estamos pasando por momentos bien difíciles por la pandemia, quédense en casa tomen las recomendaciones que se nos dan y pronto nos volveremos a ver en la arena de lucha libre”.