La mata de 42 puñaladas

Ana María llegó a Acuña desde Toluca para esconderse de su marido, logró dar con ella para asesinarla

Los cuerpos tenían al menos 5 días en la vivienda.
PUBLICIDAD

José Luis “N” asesinó a su esposa Ana María “N” de 42 puñaladas y luego se suicidó con la misma arma blanca con la que le arrebató la vida a la mujer; la mujer tenía apenas días de haber llegado a Ciudad Acuña, procedentes del estado de Toluca, escondiéndose precisamente de su marido por miedo a las agresiones de la que era víctima.

La mujer falleció tras recibir 42 puñaladas a manos de su esposo.

Fue la noche del miércoles cuando vecinos de la Cuarta Privada de la colonia Altos de Santa Teresa llamaron al 911 para reportar olores fétidos que provenían de una vivienda ubicada en la Calle Tecapa 1223.

Al llegar al domicilio, los uniformados encontraron los cuerpos de Ana María “N” y José Luis “N” de 57 años de edad y al realizar las primeras investigaciones con los vecinos, trascendió que no habían visto a la mujer desde el domingo, cuando llegó a instalarse en la casa, ya que era originaria de Toluca y dejó aquella ciudad para llegar a Acuña y ocultarse de José Luis; sin embargo, éste logró encontrarla para matarla.

Los cuerpos estaban en medio de un charco de sangre y también se encontró un recado póstumo, aparentemente escrito por José Luis que decía: «Pero ya no importa, nos vamos y adiós para siempre, recuérdenos, Luis y Ana».

También lee: Escapa niña de padrastro

Una vez hecha la necropsia de ley, el reporte arrojó que Ana María tenía 42 puñaladas en el cuerpo producidas con un arma blanca, la misma que utilizó José Luis para degollarse luego de matar a su esposa.

Vecinos de la mujer detallaron que no habían convivido mucho con ella debido a que apenas habían llegado a Ciudad Acuña, por lo que no sabían de los antecedentes de agresión por parte de José Luis.

Autoridades entregaron el cuerpo a familiares de ambos mientras continúan las averiguaciones para tratar de esclarecer el móvil del homicidio – suicidio.