Un obrero grabó en Gran Manchester, Inglaterra, una escena que parece sacada de una película de Charlot.

En el video se aprecia cómo un grupo de policías echa abajo la puerta de una casa, cuyo inquilino salta por una ventana y se da a la fuga en el preciso instante en que los agentes entran en el domicilio.