La Diócesis de Saltillo difundió esta tarde un comunicado en el que lamenta que las autoridades intimiden a testigos que están aportando información a la investigación ante la no ubicación del sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes, vicario de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Saltillo.

“Lamentamos que existan interrogatorios dentro de los que intimidan y amenazan a familiares, testigos y feligreses que de buena voluntad están aportando elementos a la investigación.

“Estas actitudes parecen ir encaminadas a disuadir a estos u otros testigos, para que ofrezcan más pistas”, señaló la Diócesis en su boletín de prensa-

VANGUARDIA publicó el pasado domingo que se desconoce el paradero del sacerdote Hernández Sifuentes desde el pasado 3 de enero cuando se le vio por última vez en su domicilio contiguo al templo que está ubicado en la colonia La Aurora, de Saltillo.

En el mismo documento difundido esta tarde por la Iglesia Católica en Saltillo se lamenta que una parte de los peritajes haya sido filtrada a medios de comunicación.

“También hemos visto que hay investigaciones en la que se pierde el tiempo y el foco. Pedimos por tanto disciplina, ética y profesionalismo de parte de las autoridades competentes que siguen el caso”, denunció la Diócesis en el documento firmado por el Obispo Raúl Vera.

Reiteraron que a seis días de no conocer el paradero del cura, la Iglesia sigue buscándolo con vida.

jhs002

Vanguardia