Las calcetitas de una princesa, capturan a feminicida

Su cuerpo fue encontrado en la cama donde Paloma aún soñaba en cuentos de hadas

PUBLICIDAD

Calcetitas rosas, una cubrecama de princesas y un peluche de vaca, el preferido de Paloma, forma parte de la terrible escena de un crimen.
La niña que acababa de cumplir 14 años, fue encontrada por su madre atada de pies y manos ya sin vida.
Su cuerpo estaba de costado, semicubierta con una colcha de princesas, sus manos juntas pegadas al rostro como si hubiera suplicado a su asesino en los últimos minutos de su vida. Al pie de la cama se asomaban sus pies con calcetitas rosas.

Luego de ser ultrajada, su agresor la asfixió hasta matarla, dejando su cabeza recostada sobre un oso de peluche, el mismo que Paloma usaba como almohada cuando soñaba en cuentos de hadas.

Santiago Cano se entregó la noche del sábado a las autoridades.

Paloma se suma a la lista de un sinfín de feminicidios que hasta el momento siguen impunes en este país, su violento asesinato conmocionó al municipio de Ocampo como al resto de Coahuila. La ciudadanía exige se haga justicia para Santiago luego de confesar aberrante hecho.

La tarde del viernes cerca de las 17:00 horas, la madre de Paloma encontró el cuerpo de su hija, yacía atado de pies y manos con un cable blanco, en una cama de su vivienda y presentaba huellas de abuso sexual. Las autoridades pertinentes indicaron que de acuerdo a la necropsia de ley, la adolescente presentó asfixia por sofocación además de penetración vaginal violento reciente.
Paloma Guadalupe Contreras Hernández, acababa de cumplir 14 años de edad el pasado 14 de diciembre del 2019, cursaba el tercer año en la Secundaria Técnica 53, Raúl Bailleres Chávez, de Laguna del Rey, municipio de Ocampo y tenía dos hermanos, un niño de aproximadamente dos años de edad y una joven de 20.

Fue hija de padres separados, Felipe Contreras y Adriana Hernández, vivía en dicha comunidad con su madre quien la encontró ya sin signos vitales. Hace más de tres semanas, la joven compartió en su cuenta de Facebook algunas fotografías de ella y un texto que decía “Felices #14 para mí” por lo cual sus amigos la comenzaron a felicitar y desearle lo mejor.

Ese día la pasó con su mejor amiga Paloma Camacho en casa de su padre, quien le compró un pastel y por la noche terminaron comiendo golosinas y viendo películas.
La joven era considerada alegre, de gran corazón, tenía muchos amigos que se ganó gracias que fue una persona de fiar y que además siempre aconsejaba a sus amistades. Paloma Camacho, era su mejor amiga y cuenta que la última conversación que tuvieron, hablaron sobre los 15 años de ambas, querían una fiesta espectacular.

Eran además compañeras de clase desde primero de secundaria, ahí surgió la amistad y tiempo después fueron inseparables y compartían casi todo juntas, las luchas y ver películas era lo que más le gustaba.

“No merecía morir así, tenía una vida por delante”, señaló con respecto a la atroz muerte que tuvo. Paloma no tenía novio, era tranquila y no tenía malas amistades, de acuerdo a su amiga se contaban todo lo que les sucedía y jamás habló de alguna situación que le estuviera ocurriendo.

Fuentes allegadas a la Fiscalía General del Estado revelaron que los habitantes del ejido manifestaron la presencia de dos hombres que cuentan con amplio historial criminal. Tras iniciarse las averiguaciones por parte dela Agencia de Investigación Criminal en torno al crimen que cimbró la comunidad del ejido Chulavista, trascendió que los sospechosos cuentan con antecedentes por violación y homicidio en Escalón, Chihuahua y Laguna del Rey.

La noche del sábado, preso de los remordimientos se entregó ante las autoridades Santiago Cano García, quien aceptó haber violado y asesinado a la pequeña Paloma. El sujeto de 42 años de edad vive en el Ejido Chulavista y reconoció que ingresó al domicilio de Paloma a la que amarró y violó para después asfixiarla, según él, porque había tomado unas cervezas y tenía “problemas” con la mamá de la niña.

Luego del crimen huyó a la sierra, pero el remordimiento por su terrible crimen no lo dejó en paz, regresando y entregándose luego de confesar el feminicidio.

Ciudadanos criticaron fuertemente al padrastro de Paloma.

“Estaba escondido en la sierra pero anoche bajé para entregarme, maté a la niña y la violé también, porque teníamos problemas la mujer y yo. Me tomé unas cervezas y se me hizo fácil entrar a la casa y hacer eso”, expresó el padrastro.

Tras darse a conocerla noticia que conmocionó al municipio como al resto del estado, los ciudadanos exigieron que cayera todo el peso de la ley para Santiago así como escribirle palabras altisonantes mediante las redes sociales.

“Te van a encontrar perro”, comentó la usuaria Berta, mientras que Lorenzo escribió: “¡Te vamos a quemar vivo perro! Pero no te vamos a dejar morir, vivirás el infierno en vida”, además de otros comentarios fuertes dirigidos a quien debía proteger a la joven Paloma.