Las lágrimas de Jaqueline

A los 15 años tuvo su primer hija, a los 19 es madre por segunda vez, pide trabajo para sacar a sus hijas adelante 

PUBLICIDAD

Soportar la forma de vida porque pareciera que no les queda de otra debido a la falta de oportunidades, eso es lo que hace Jaqueline una joven de 19 años de edad que tiene dos pequeñitas, una de ellas convulsionó debido al intenso calor que se sentía en donde vivía, un jacalito con techo de láminas.

Bajo el calor generado por el intenso sol, en un predio donde la tierra estaba alborotada, lleno de maleza de la que brotó un ciempiés de aproximadamente 20 centímetros, ahí Jaqueline empezó a contar su historia, al principio se mostró como una mujer inquebrantable, fuerte, pero después de narrar su desesperación rompió en llanto.

Ella no tuvo la oportunidad de estudiar, se embarazó cuando tenía apenas 15 años de edad, de una pequeñita que la adora, tres años después de haber tenido a su primera hija, nuevamente quedó embarazada y hace un mes dio a luz a la pequeña Britany que le ha sacado grandes sustos.

Un día la vio diferente, la pequeñita estaba dormida en el jacalito donde la temperatura era muy intensa, empezó a convulsionar, todo mundo estaba asustado pues tampoco había una forma oportuna de trasladarla al hospital.

Estuvo hospitalizada en el Amparo Pape de Benavides, donde le hicieron varios estudios pero descartaron cualquier enfermedad, aun así la pequeña será monitoreada cada mes.

Luego de esta mala experiencia, alguien de buen corazón pero de pocos recursos le ofreció a Jaqueline un cuartito, son unas tapias que tienen techo de láminas, el calor no ha desaparecido pero es más soportable que cuando vivía con su madre y su padrastro, además de 7 integrantes más.

Pero no ha sido fácil sacar adelante a sus dos hijas,  el cuarto donde viven solo tiene un colchón, alguien le pasa la luz para que pueda conectar un pequeño abanico de aspas para la pequeña, pero no tiene más.

Los días se hacen eternos debido a la situación económica, a la falta de servicios, llorando, la joven madre hablaba de la angustia que es el día a día, por tener a dos pequeñas y no contar con lo suficiente, alimentos y ropa, pero con la contingencia sanitaria generada por el Covid-19.

Habló de las ganas que tiene de superarse, poder trabajar en alguna maquiladora donde le ofrezcan un poco de estabilidad laboral para poco a poco sacar a sus hijas adelante.

Pero nunca ha trabajado y aunque tiene miedo a las cosas nuevas está dispuesta a hacerlo por sus dos hijas.

Actualmente necesita un medicamento llamado fetiona es inyectable, en Monclova no hay, el señor que los apoyó cuando la pequeña fue hospitalizada lo trajo de Monterrey no saben cuánto cuesta pero saben que es más de mil pesos.

Héctor Jara Mata, es su padrastro y mencionó que él y su pareja siempre la han apoyado pero a sus posibilidades, pues también atraviesan por una situación complicada.

“Nosotros le ayudamos con lo poco que hemos tenido, pero también estamos en una situación difícil, estoy sin trabajo porque me acaban de correr, yo le digo a ella que no se desespere”, comentó Héctor Jara.

La joven actualmente vive en la calle Gerardo García en la colonia La Esperanza y la gente interesada en apoyarla pueden comunicarse al 866 253 98 09 directamente con Jaqueline o al  866 213 44 20 son su padrastro.