Lavarse las manos puede salvar vidas… el 95% de la población mundial no se las lava

La falta del hábito de lavarse las manos provoca la muerte de más de tres millones de niños por año a causa de diarreas y neumonía

PUBLICIDAD

¿Tiene usted miedo a la influenza, coronavirus o neumoníaNo hay nada qué temer, pues literalmente está en sus manos evitar estas graves enfermedades y muchas otras. Sí, sólo hay que traerlas muy limpias.

Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 95% de la población mundial no se lava las manos. Esto provoca la muerte de más de 3.5 millones de niños menores de cinco años, ocasionadas por cuadros severos de diarrea y neumonía.

Ante las graves infecciones ocasionadas por la falta del hábito, se instauró en 2018 el Día Internacional del lavado de manos para darle difusión a la problemática. También se insta a los organismos de salud que los profesionales se muestren más rigurosos con la práctica.

Según la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con solo lavarse las manos, se lograría disminuir alrededor de la mitad las muertes por diarrea y un 25% de las ocasionadas por infecciones respiratorias agudas.

Momentos de importancia

Muchas personas que tienen contacto con los alimentos, incluso en los hogares y restaurantes, no consideran la importancia de lavarse las manos antes de manipular los alimentos. Tampoco comprenden que el tocarse la cara, orificios nasales o tocar dinero implican el lavado de manos.

Todos los agentes de salud y profesionales también deben prestar especial atención a la práctica, ya que o no lo hacen todas las veces que deben o no le dedican el tiempo necesario a cada lavado. Deben realizarlo cada vez que revisan a un paciente, antes y después.

El problema relacionado al lavado de manos en el personal de salud es grave, ya que se cree que el hábito es menor al 10%, mientras que en el mejor de los casos alcanza el 70%  a nivel mundial. Por otra parte, según la OMS y Unicef, la falta de acceso al agua y al jabón agrava la situación en poblaciones carenciadas.