Le roban 18 mil pesos a pastor

“A veces la justicia terrenal nos falla, pero la justicia divina no”, dijo el pastor Arnulfo González.
PUBLICIDAD

El pastor de la Iglesia Eben Ezer, Arnulfo González Alcalá, informó que los ladrones se llevaron la cantidad de 18 mil pesos entre efectivo de su familia, dinero de la iglesia y tres celulares. Pidieron a las autoridades el dar mayor seguridad a la Avenida Oriente donde la religión evangélica pentecostés tiene más de 30 años de servicio.
Fue el lunes a las 8:00 de la noche, el pastor salió junto a su esposa a una miscelánea, cerraron la tela del patio trasero y la puerta de enfrente cerrada con llave, solo tardaron media hora y al regresar, se llevaron con la sorpresa de encontrar la tela abierta y sin tres celulares, solo dejaron los cargadores.

Al buscar se dieron cuenta que los sujetos también se llevaron el monedero de Rebeca Romo, donde venían todas las tarjetas del banco y de identificación, además de robarles dinero de la iglesia que se encontraba dentro del escritorio. Los afectados acudieron al Ministerio Público para interponer la denuncia y acudieron al banco Scotiabank para dar se baja sus tarjetas.
“Da tristeza como pastor que estas cosas sucedan, sabemos que hay personas malas y que está buscando dinero para los vicios, no importa donde se meten y no tienen temor de Dios. A nosotros no nos pasó nada, pero quisiera pedir a los pastores que tenga más cuidado, no confiarse de las personas”.

Pidió a la policía que den más rondines al sector y estén al pendiente, sobre todo donde están las iglesias las cuales no están exentas de los robos. Señaló, orarán y pedirán a Dios que los ayude y a los que se maleantes, que le den buen uso a los 18 mil pesos que se llevaron entre efectivo y lo correspondiente a los tres celulares, entre ellos uno marca Samsung.
“No solo era dinero de la iglesia, nosotros habíamos juntado un poco porque llegamos a Monclova en enero de este año, venimos de Palaú donde también me dediqué a la palabra del señor. A veces la justicia terrenal nos falla, pero la justicia divina no lo hace”.