Frontera.-Aunque el hecho de drogarse en la calle mediante el uso de sustancias tóxicas representa solo una multa administrativa, la pareja asegurada la noche del lunes drogados y trayendo con ellos a su hija menor de edad terminaron consignados ante el Ministerio Público por el riesgo en que pusieron a la bebé, por lo que será la autoridad ministerial la que decida si procede o no una sanción en su contra.

Y es que aunque se notificó a la Pronnif para que tomaran conocimiento de los hechos, en la Policía Preventiva tomaron la decisión de consignarlos ante el Ministerio Público por la omisión de cuidados y el riesgo en que pusieran a la bebé.

Al respecto, Rogelio Valdez director de Seguridad Pública Municipal, detalló que tanto Fernanda Sánchez Arriaga que tiene 18 años de edad y Luis Fernando Ontiveros Vázquez de 25 que dijeron ser padres de la bebé y ambos se encontraban bajo los efectos de sustancias que detalló no se pudieron establecer porque tendría que ser mediante un análisis, pero sostuvo que era evidente que no estaban en sus cinco sentidos.

Expuso que aunque por el estado que presentaban en caso de ser solamente ellos dos como adultos, representaría solo una multa por falta administrativa que incluso pudieran cubrir con un pago económico o en su defecto con horas-cárcel, pero en esta ocasión se trató de un caso especial porque ambos traían a la bebé junto a ellos.

Señaló que por eso se tomó la decisión de notificar a la Pronnif sobre los hechos y que se encargaran esa dependencia de la menor, mientras que la pareja fue consignada ante el Ministerio Público por la evidente omisión de cuidados para la menor y además de que se investigaría si efectivamente es su hija.

Por esto estableció que tendrá que ser la autoridad ministerial la que decida la suerte legal de la pareja, mientras que la Pronnif determinará el status legal de la pequeña que actualmente está bajo resguardo de esa dependencia.