Culpó a su padre, el cantante Phil Collins, por el trastorno alimenticio que sufrió en su adolescencia.

Lily Collins estuvo en la mira de los medios tras perder casi 10 kilos para interpretar a una víctima de la anorexia en el drama de Netflix, ‘To the Bone’.

Y en su reciente aparición en el Festival de Cine de Ischia, en Italia, la actriz lució una figura recuperada, aunque ella siempre ha sido de complexión delgada.

Luciendo un mono floral, unas sandalias color nude, un peinado ‘desarreglado’ y el mínimo de maquillaje, Lily promocionó la película en el festival italiano y declaró al diario británico Daily Mail que ella también padeció los estragos de la anorexia en 2008.

Lily culpó a su famoso padre, el cantante Phil Collins, de ser el causante de su enfermedad luego de un costoso divorcio:

“Muchas de mis más profundas inseguridades surgen de mis problemas con mi papá.

“Mis periodos se detuvieron durante dos años. Y mi vida estaba fuera de control. Estaba aterrorizada de haber arruinado mis posibilidad de tener hijos”, declaró la actriz.

Asimismo, recordó que su mamá, Orianne Cevey, sufrió cuando la vio en el papel de ‘Ellen’, pues recordó los terribles años de la adolescencia de Lily.

Para realizar su papel, Lily se sometió a constantes revisiones médicas para bajar de peso ‘saludablemente’.

La película ‘To the Bone’ se estrenó el pasado viernes 14 de julio en la plataforma de Netflix y retrata la vida de una chica de veinte años que sufre anorexia nerviosa.