Linchamientos e intentos quedan impunes; seis casos en medio año

PUBLICIDAD

En el último semestre en la Ciudad de México se registraron al menos cinco tentativas de linchamiento y un caso consumado; en la mayoría de las ocasiones no se confirmó que sea tratara de un delincuente, el impulso ciudadano prevaleció en dichos casos.

De hecho en ningún hecho criminal en los que participan multitudes existe algún procesado o condenado por jueces capitalinos.

El último caso ocurrió el jueves 23 de noviembre cuando varias personas, en Cuajimalpa, intentaron linchar a un hombre acusado de un robo a repartidores de gas LP.

Los granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP-CDMX) lo rescataron, y pese al despliegue policial no se reportaron personas detenidas.

El 8 de noviembre, en Álvaro Obregón, el conductor de una camioneta iba a ser linchado por manifestantes cuando intentó pasar por la fuerza en medio de una manifestación.

El 21 de agosto, en Xochimilco, un hombre fue capturado por pobladores quienes lo golpearon y ataron a un poste acusado de intentar de robar un celular a una mujer.

Las encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que lo que más preocupa a los mexicanos es la inseguridad, pero la mayoría no denuncia.

Los encuestados argumentan que el principal motivo para no ir acudir al Ministerio Público es la desconfianza en las autoridades.

Hacer justicia por propia mano es un delito, pero las autoridades no lo castigan.

El 17 de agosto en la zona de frutas y legumbres de la Central de Abasto en Iztapalapa, fue linchado a golpes un presunto ladrón. El delito sigue impune.

En la mayoría de las intervenciones para el rescate de sospechosos, resultan policías heridos o se generan daños a vehículos oficiales, pero sin consecuencias legales para la turba.

mvsnoticias