Los restos del ingeniero de AHMSA que decidiera quitarse la vida por problemas que aún se desconocen, fueron cremados y finalmente colocados en una urna que conservará la familia Castillo.

Con profundo dolor la familia pidió a este medio  de comunicación el respeto por la pérdida inesperada de José Luis Castillo, que durante la madrugada del sábado decidió dejar este mundo.

Aún y cuando había pasado una separación de su esposa con quien procreó a sus dos hijos, ambos varones,  se encontraba en una relación con la mujer que le encontró ya muerto en su vivienda en la colonia Los Bosques.

Se supo que no tenía problemas con su expareja, desmintiendo que por esa situación había terminado con su vida.

Sus padres, hermanos, primos e hijos lloraron su partida y celebraron una misa en la iglesia de San Francisco de Asís donde expusieron las cenizas del occiso.