Lloran motociclistas la muerte de ‘El Doc’

Hace apenas 10 meses falleció una de sus hijas; hoy están juntos con Dios

Amigos, doctores y familiares lo velaron en la funeraria Martínez.
PUBLICIDAD

Familiares, amigos y motociclistas, despidieron a Javier Guajardo Vázquez mejor conocido como “Javi” y “El Doc” en la Funeraria Martínez, el gremio médico perdió a una persona servicial, atenta y siempre ayudaba en todo lo que podía. El día de hoy lo despedirán con una última rodada hacia el Santuario de Guadalupe para luego ser cremado.
Javier Guajardo Vázquez de 51 años de edad, era originario de Múzquiz pero desde niño vivió en Monclova, años después se fue a Monterrey, Nuevo León para estudiar la carrera de medicina, luego se especializó como anestesiólogo.

Javier Guajardo Vázquez era servicial, sencillo y atento con los demás.

Tenía más de 20 años trabajando en la ciudad en diversos hospitales como Especialidades, la Clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social, la Clínica del Magisterio. Aunque trabajaba en Monclova, se hizo de una casa en Monterrey y todos sus documentos tenían ese domicilio.
Javier y su esposa visitaban constantemente a sus hijos en Monterrey, dos cuatas –una de ellas falleció hace diez meses-, su hijo Kevin y un nieto de tres años. Hace pocos días, viajaron a Forth Worth y Dallas, Texas, para visitar a su hermano, él iba manejando la motocicleta y los demás en una camioneta.

Como el doctor tenía trabajo que hacer en Monclova, se adelantó el día lunes, lamentablemente se le atravesó un camión quinta rueda a la altura de las instalaciones de Pemex sobre la carretera 57 en el municipio de Sabinas, murió de forma instantánea. El federal de caminos llamó al número de su esposa para pedirle que llegara a la ciudad, la familia apenas saldría de Piedras Negras.

Desde hace tres años pertenecía al Motoclub Lobo, le apodaban “El Doc”.

Héctor Omar Villarreal Martínez, eran amigos desde hace 40 años, les gustaba andar en motocicleta desde los ochenta, ambos conocían de las máquinas y cómo manejar en carretera. Por cuestiones familiares, dejaron de lado la pasión por las motos y fue hace tres años Javier se le unió al Motoclub Lobo.
“Era lo mejor de todo, una persona muy buena, servicial, atento y siempre nos ayudaba en todo, en todos los aspectos, era sencillo. Nos íbamos en las motos en viajes a diversas partes, sobre todo los fines de semana y los miércoles nos juntábamos en un estacionamiento para luego ir a un convivio o bar”

La familia y miembros del Motoclub Lobo piden justicia a las autoridades y esperan que encuentren al chofer que cobardemente se dio a la fuga y paró la vialidad en ambos sentidos al quedar la unidad atravesada.
“La motocicleta pegó con el tanque de la gasolina que va debajo de la cabina, si hubiera sido en la última parte del tráiler, tal vez hubiera tenido oportunidad de frenar”, dijo Jesús Reyes Martínez vicepresidente del motoclub.

Su cuerpo fue velado en la funeraria Martínez del bulevar Harold R. Pape, el día de hoy el Motoclub Lobo lo despedirá con una última rodada rumbo a la misa en punto de las 10:00 de la mañana en el Santuario de Guadalupe y luego será cremado.

Sus amigos los despedirán con una última rodada el día de hoy.