Un hombre de 41 años de edad, residente de California, Estados Unidos, ha sido condenado a 1,503 años de prisión por abusar sexualmente de su hija adolescente durante cuatro años.

La sentencia es la más larga dentro del Tribunal Superior de Fresno, donde se determinó que luego de que la chica fuera violada dos o tres veces por semana de 2009 a 2013, no había posibilidad de otro dictamen.

Según el juez, la víctima sufrió abusos en primera instancia por parte de un amigo de la familia, y posteriormente el padre “la convirtió en un objeto de su propiedad y la usó para satisfacer sus necesidades sexuales”.

Finalmente, la joven de ahora 23 años abandonó su casa y denunció la violencia: “Cuando mi padre abusaba de mí, yo era joven. No tenía fuerza, ni voz. Estaba indefensa”, comentó.

El pasado septiembre, el jurado declaró que el violador era culpable de 186 cargos de delito mayor por ataque sexual, incluyendo decenas de cargos por violación a una menor de edad.

Con información de RT.