Los estragos del COVID-19

“Quieren que me muera, pero yo no me quiero morir”, asegura don Eliberto

Sufre de retención de líquidos por falla en el riñón.
PUBLICIDAD

Castaños Coahuila.- “Quieren que me muera y yo no quiero” dijo un hombre luego de pedir el apoyo de la ciudadanía pues ante esta pandemia ha sido despojado de la plaza principal donde pedía dinero o esperaba que sus amigos le dieran un taco para “traer algo en la panza”.

Pide el apoyo de los ciudadanos pues ante esta contingencia está desamparado.

Con 68 años donde la vida se ha encargado de pasarle factura a su cuerpo, Eliberto Flores Zapata narró que tras trabajar toda su vida para al final conseguir una pensión que poco le alcanza para poder atender su enfermedad de líquidos retenidos por falla en el riñón.
Sin pensar, el hombre rápido subió su pantalón para que miraran sus pies, ambos estaban hinchados, descarapelados y con algunas llagas, a lo que comentó que requería de gasas, jabones, y líquidos de esterilización pues solo se tiene que hacer sus curaciones.

“El seguro no me quiere atender las heridas, me dicen que yo solo debo hacerlo en casa, no sé cómo quieran que lo haga si no me puedo agachar porque también tengo una operación en el estómago por una hernia, quieren que me muera y yo no me quiero morir” comentó.

Tras haber clausurado la plaza principal para que las personas no se aglomeraran en ella y así evitar la propagación del Coronavirus, este hombre se vio afectado “nos dicen que no salgamos, pero si no salgo no como, yo como lo que me pueda dar la genta que pasa en la calle”.

Finalmente, el hombre pidió la consideración de los ciudadanos, pues mencionó que en casa no tiene quien lo apoye para los insumos de limpieza de sus pies o para comer.
“Yo vivo en la colonia Libertad en calle Guillermo Prieto número 514, necesito el apoyo de quien sea, yo vengo aquí a la plaza a veces a ver quién me puede pichar unos tacos o lo que sea que salga para traer algo en la panza”, mencionó.